Santa Cruz de Tenerife
HERÁLDICA

Apellido Avellaneda

JOSÉ R. PERAZA, Tenerife
18/mar/06 01:19
Edición impresa

El origen de este ilustre apellido lo encontramos en Galicia, desde donde se extendió por la Península. Una rama pasó por América.

Su entronque con la Casa de Tamayo se realiza por el enlace matrimonial de doña María de Avellaneda y Valcabado, natural de Oyales, provincia de Burgos, con don Francisco Jacinto de Tamayo Proaño y Durango, nacido en Aranda, de la que fue regidor y corregidor.

El enlace tuvo lugar en Madrid, en la parroquia de San Justo, el 28 de enero de 1632.

Doña María de Avellaneda era hija de don Diego de Avellaneda y Avellanada, alcalde de Oyales, y de doña Magdalena de Valcabado y Monroy, natural de San Martín de Rubiales.

Doña María de Avellaneda era octava nieta legítima directa de Ochoa Martínez de Avellaneda. Señor de esta Casa y de Fuentes Almejar, descendientes de los señores soberanos de Vizcaya y progenitor de los condes de Castrillo, título creado por el rey don Felipe III y concedido el 23 de enero de 1610 a don Bernardino González de Avellaneda y Delgadillo, señor de los Estados de Avellaneda, de Valverde y de Castrillo.

Desde el 13 de septiembre de 1690, Grandeza de España, a la II condesa, doña María de Avellaneda Delgadillo. Desde 1957, don Esteban Crespi de Valldaura y Cavero, XVI conde Orgaz y XII de Sumacárcer.

ESCUDO DE ARMAS: en campo de oro, dos lobos de sable, uno sobre otro, cebados con presa de cordero; bordura de gules, con ocho aspas de oro.

Próximo apellido, ÁVILA.