Santa Cruz de Tenerife

CC y PSC rechazan el puerto de Mesa del Mar en un pleno rocambolesco

PP, PNC y CCN, que cuenta con un edil no adscrito, se abstuvieron en la votación de las enmiendas y de una moción consensuada tras un receso de diez minutos, que puso fin a dos largas horas de intenso debate, acusaciones cruzadas y alusiones irónicas al Carnaval y las máscaras ante unos treinta vecinos expectantes.
ÁLVARO MORALES, Tacoronte
2/dic/06 18:25
Edición impresa

Un punto para la historia de Tacoronte por su relevancia y duración del debate. Un punto entre 25 de un pleno intenso, con mucha más expectación de lo habitual, con la bienvenida novedad de que la ciudadanía pudo intervenir por primera vez, aunque de forma indirecta, con dudas y aclaraciones procedimentales que atascaron el "parto" y con una conclusión que se resistió, pero que deja claro que, por lo menos ayer, el gobierno de Tacoronte (CC) y el principal grupo opositor (PSOE) rechazan el pretendido proyecto de puerto deportivo y parque marítimo Guayonje, promovido, entre otros, por José A. Pérez en Mesa del Mar.

Y decimos que ayer, por lo menos al final, quedó claro eso porque del, por momentos, duro, contradictorio y peculiar debate desplegado se podría desprender todo lo contrario, lo que evidencia ya la rocambolesca sesión vivida ante una treintena de vecinos. Sobre todo si se atiende a las acusaciones de la portavoz del PP, Teresa Barroso, y del ex edil del PNC, ahora concejal no adscrito e integrado en el CCN, Tomás Hernández, quienes aseguraron o dejaron entrever que nacionalistas y socialistas habían cambiado de opinión por la coyuntura electoral y habían preferido posicionarse en favor de la plataforma ciudadana que se opone al proyecto, si bien existe otra, por ahora menos visible y activa, que lo defiende.

Hernández fue mucho más allá y afirmó que el alcalde, Hermógenes Pérez, miente si niega que respaldase en el pasado el puerto y que el PSOE, "salvo una persona que asistió a una reunión con el promotor, también lo apoyó". Barroso usó la metáfora carnavalera de las máscaras para sostener que CC y PSOE no mostraban ayer sus auténticas intenciones y deseos, lo que, a su juicio, demostraba el hecho de que, en el fondo, dejasen todo a expensas de lo que digan los informes técnicos que se soliciten.

Estas intervenciones encendieron la llama pasional, gestual y de sonoridad del alcalde, quien, contundente y haciendo casi imposible que no se le escuchara en la sala por su elevada voz, algo característico de Pérez en actos públicos, devolvió la acusación de mentiroso a Hernández recalcando que, desde octubre de 2005, en un escrito remitido al Gobierno regional, en declaraciones a la prensa y hasta en una reunión con el promotor y el edil de Urbanismo, dejó claro que el proyecto, que conocía aproximadamente por lo que le comentó el empresario un día en Mesa del Mar, era inviable por su impacto ambiental y por la necesidad de nuevos viarios, dado el colapso de la carretera actual en muchos momentos y la insuficiencia de recursos como los funiculares u otras alternativas.

Desde el PSOE, tanto Candelaria Barroso como Diego Díaz insistieron en que, desde que se reunieron con el promotor "a petición de éste" y desde que supieron en detalle lo pretendido, se opusieron al proyecto, "lo que prueba una moción de noviembre de 2005". Eso sí, y en una intervención que podría entenderse como clarividente y que contó con varios gestos de aprobación entre los vecinos y hasta entre ediles del resto de grupos, Díez aclaró que el puerto planteado tiene muchas cosas buenas por el empleo que generaría, la atracción turística y, en definitiva, el reimpulso económico que podría implicar, pero que el problema era el sitio elegido y que lo ideal sería cambiarlo por El Pris. Para ello, proponía que se acordase con el promotor esa alternativa para no perder la inversión, que se vería complementada con aportes públicos. Lo que parecía algo consensuable encontró la incomprensión de Fernando Meneses (CC), que ya no entendía nada y exigía claridad al PSOE.

Al final, y tras la petición de Ramos (PNC) de que todo se analizara en una comisión al efecto y después de las aclaraciones de la secretaria sobre diversos aspectos, CC y PSOE rechazaron el proyecto, aunque solicitaron diversos informes. El PP y Hernández se abstuvieron. Ramos, que se había abstenido en votaciones fallidas, se ausentó en la definitiva y los vecinos detractores aplaudieron.