Santa Cruz de Tenerife
COMENTARIO DE EL DÍA

Disparates electorales

13/mar/07 07:12
Edición impresa

ACERTADA columna la publicada ayer por nuestro colaborador José H. Chela acerca de las cuotas o porcentajes en las listas electorales. Coincidimos plenamente con sus críticas a esta regla que no busca la valía de nuestros representantes públicos, sino que trata de contentar a un sector, dicen que progresista, pero cuya única apuesta es la mediocridad. Porque a fin de cuentas, como bien apunta Chela en su artículo, los partidos, lo que deben hacer, tanto a nivel nacional, autonómico, insular o local, es nutrir a sus planchas con las personas más preparadas e idóneas, sean hombres o mujeres. En caso contrario, se estará primando a canchanchanes de uno u otro sexo.

Si realmente se quiere ayudar a las mujeres a incorporarse a la política u otras actividades públicas, entonces lo que se debe valorar realmente es su trabajo, no su condición sexual, pues de ser elegida, si no está preparada, será mucho peor. Lo mismo, sobra decirlo, debe suceder con los hombres, no vaya a ser que el mero hecho de tener que cubrir una lista de las denominadas cremallera, sea disculpa suficiente para que se elija a un analfabeto.

Nuestros ayuntamientos, cabildos y parlamentos no se pueden permitir este tipo de disparates, pues, al final, por una cuestión de imagen, son los ciudadanos los que pagan el pato, tanto a través de los impuestos con los que se sufragan los sueldos de concejales, consejeros y diputados, como sufriendo las consecuencias de la falta de capacidad de los políticos que gobiernan. En definitiva, más vale que dejen a un lado este tipo de experimentos y pongan todos sus esfuerzos en ofrecer los mejores candidatos. Y si no están de acuerdo, están tardando mucho en aprobar las listas abiertas y así que el pueblo decida directamente a quién quiere votar.

*** *** ***

Otro disparate que se puede dar en las próximas elecciones es que llegue a presidir Tenerife un "augusto" candidato que, por regla general, se opone a todas aquellas obras o proyectos que permiten o van a permitir que la Isla avance y se desarrolle. ¿Cómo se puede explicar una candidatura de estas características?

En su día se opuso al tendido de alta tensión por los montes de Vilaflor y fue uno de los protagonistas de la manifestación celebrada con tal objetivo; ha mostrado su rechazo al puerto de Granadilla, al cierre del anillo insular de carreteras, a la segunda pista del aeropuerto Reina Sofía, a la playa de Las Teresitas y, últimamente, al puerto de Mesa del Mar, en Tacoronte. Todo lo que suponga progreso para Tenerife va a encontrarse en frente a este candidato, pues, por definición se opone a todas las obras que benefician a la Isla. Ya lo hemos dicho en otras ocasiones, votar a partidos estatalistas, cuyos centros de decisión están en la actualidad en Madrid y Las Palmas , es votar contra Tenerife y a favor de Canaria. ¡Ojo, tinerfeños!