Santa Cruz de Tenerife

Hace ya 30 años

A las 17:06 horas de aquella tarde de domingo impactaron los dos aviones. Antes, abriendo el camino hacia el desastre, una secuencia de errores y condicionantes que se tradujeron en la mayor catástrofe aérea de la historia de la aviación civil: murieron 583 personas.
EL DÍA, S/C de Tfe.
27/mar/07 1:54 AM
Edición impresa

Los informes oficiales tardaron un año y medio en hacerse públicos. El accidente de los dos Boeing 747 en la pista de Los Rodeos aquella tarde de 1977 fue de tal magnitud y de consecuencias tan dramáticas que el estudio de lo sucedido necesitó de un amplio margen de trabajo para hacerse efectivo. En aquel impacto murieron 583 personas y desde entonces el accidente ha quedado marcado en la historia como la tragedia más grande de la aviación civil universal.

A las 17:06 se escuchó la explosión de los dos gigantes aéreos. Antes tomó cuerpo una serie de errores y condicionantes que abrieron camino hasta el accidente.

Los dos Boeing, tanto el de KLM, holandés, como el Pan American, debieron aterrizar aquella tarde en Gran Canaria. El desvío de los aviones a Tenerife por culpa de un atentado terrorista en el aeropuerto de Gando marcó el inicio de la secuencia de hechos que llevó al desastre. Aquella tarde, la niebla se hizo intensa en Los Rodeos. La visibilidad llegó a ser nula, hecho por el que los dos aviones no tuvieron contacto visual mientras rodaban por la pista de servicio. Una serie de factores técnicos y humanos (problemas en las comunicación a través de la radio y la falta de rigor en el comandante del avión holandés en el momento de iniciar la maniobra de despegue) propició que la colisión se produjera dejando un rastro de 583 muertos. Sólo quedaron supervivientes en el aparato de Pan American.

Las llamas no se extinguieron en su totalidad hasta la madrugada siguiente. De aquella tragedia se cumplen hoy 30 años.