Santa Cruz de Tenerife
JOSÉ MÉNDEZ SANTAMARÍA

Una vez más en defensa del edificio de la Plaza de Toros de nuestra ciudad

3/may/07 02:17
Edición impresa

UNOS ENTUSIASTAS VECINOS del señorial y bonito barrio de Santa Cruz han intentado días pasados al interponer alegaciones contra el plan de Ordenación Urbana del Excmo. Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife basándose en hechos como que "teniendo conocimiento por los medios de comunicación social que se pretende la desaparición total o parcial de la emblemática Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife, cuya construcción data del siglo XIX, siendo inaugurada el 28 de abril de 1893, -o sea, que acaba de cumplir su 114 aniversario- con un aforo de 7.000 personas, que fue utilizada en principio para el fin para el que fue construida, la Fiesta de los Toros, hasta enero de 1983, en el que se dio el último espectáculo taurino, amén de otros como nuestro vernáculo deporte, la Lucha Canaria, cine al aire libre, Circo, Zarzuelas, Carnavales, Campeonatos de Boxeo, incluso de categoría europea y otros eventos de diferente índole, que marcaron un hito en la historia de nuestra Ciudad".

Se alega también que parece "que una empresa de tipo inmobiliario se encuentra trabajando en la redacción de un anteproyecto técnico para la transformación de dicha plaza, entre otros, la creación de edificios, garajes y jardines privados, que nada tienen que ver con la intención para la que se edificó dicho monumento histórico, es por lo que, solicita a necesidad de que se reconsidere tal modificación, como espacio cultural, de ocio y de recreo, como ya lo fue en su momento, evitando así la demolición de un espacio histórico que está arraigado a nuestras tradiciones y costumbres desde hace, pues eso, ciento catorce años". Un siglo y pico. Y por otra parte la Declaración de Bien Cultural de la misma.

Éste y otro en parecidos términos, dirigidos al Área de Planificación del Cabildo Insular, han sido presentados en el Registro General de la Subdelegación del Gobierno.

Tengo muchos amigos, chicharreros de "pro", como dicen algunos oradores cuando desean recalcar el tinerfeñismo y el amor a la tierra, que no están de acuerdo con esta campaña, pues hay unos dueños o accionistas que deben ver rentabilidad a los gastos y otros pormenores, por lo que deben tener un beneficio. El que suscribe está totalmente de acuerdo, pero sin perjuicio de que también salgan bien parados estos propietarios, se pueden hacer en el emblemático edificio, de estilo mudéjar, muchas cosas rentables.

Una vez pintadito y adecentado, quedaría "precioso" por fuera, pero también hay otras ideas y soluciones que se han apuntado en los medios sociales de nuestra provincia, y en este periódico EL DÍA han salido muchos que han escrito en su defensa.

Tratamos de seleccionar, por ejemplo: Primera plana del 29 de agosto 2001: "El Ayuntamiento quiere construir un parking bajo la plaza de toros. Empezamos ya a ver lo que pretende hacer el Área de Urbanismo". En su página 5 y firmado por D. Ignacio Martín, se dice, entre otras cosas, que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente, que data de 1992, contempla utilizar este espacio para uso de equipamiento, es decir, establecimientos docentes, culturales y de ocio... y nunca viviendas.

En 2003 hay una serie de informaciones y comentarios sobre el tema, y así vemos el 8 de enero en el "Comentario del día": objetivo, proteger la plaza de toros.

22 de mayo. "De plaza de toros a recinto municipal de cultura y deportes". Artículo del ex concejal de Santa Cruz, don Luciano Lemus Izquierdo, que termina diciendo: "Demolerla y convertirla en otro adefesio descomunal sería, como bien dice don Juan Arencibia, un "crimen urbanístico imperdonable".

18 de junio. Página 3, nota de EL DÍA "La plaza de toros podría ser demolida para crear aparcamientos y una zona arbolada".

29 de septiembre. "La plaza de toros, un patrimonio arquitectónico que Santa Cruz no puede perder". Lo escribe don Joaquín Galera, que firma como arquitecto y responsable de Urbanismo de la comisión asesora del grupo municipal nacionalista, el PNC. Interesante, y además este señor es arquitecto y merece todos mis respetos sobre el emblemático edificio. Incluso acordó tal partido presentar una moción, suponemos en contra de la demolición. En este mismo año y en contestación a estas y otras opiniones particulares escribe el que suscribe, incluso aportando ideas, como las de techar el recinto, tomar nota de lo que se ha hecho con la Plaza de Las Arenas en Barcelona, etc.

Y en el pasado 2006, el 24 de agosto, en su "Media Columna", nuestro buen amigo don Francisco Ayala, en este ladrillo que titula "Desaparece la Plaza de Toros", que sabemos es un defensor a ultranza de los animales, el que escribe también lo es, además de un enamorado del toro y del caballo, expone una lección magistral sobre el tema y defiende la conservación del edificio.

Otro interesante escrito es el de don Ángel Isidro Guimerá Gil, en su "Tierra Baja" del domingo 27 de agosto y titula "La plaza de toros". Entre las cosas acertadas e interesantes, dice: "En lugar de barrer el adefesio conocido por "el tanque", que hasta huele mal ya, se empeña el alcalde, otra vez, en no dejar una sola seña de identidad de nuestra querida ciudad. Qué cosas estamos viendo".

Nosotros preguntamos y ¿por qué no hacen garajes y casas en el terreno de El Tanque, por ejemplo?

También tenemos en este dossier un Buenos Días, del maestro de periodistas Florilán, y aprovechamos, una vez más, para decir que cuándo se va a hacer un digno recuerdo en nuestra ciudad para él, lo que ya pidieron hace algún tiempo amigos y vecinos. Perdón, don José Alberto, por insinuar esto, que sé que a Vd. no le agrada mucho que digamos. Pero la idea fue de otros.

También aporta su granito de arena, el 1 de septiembre, con su interesante y agudo, como de costumbre, comentario ¿Qué es más urgente?

Y dos días después, en una entrevista mantenida con el periodista del diario, J.D. Méndez, don Eligio Hernández, magistrado juez, político, ocupando altos cargos de responsabilidad y en su juventud, luchador de nuestro vernáculo deporte, en el Centro de la Cultura Popular analizó junto a otros grandes profesores el caso específico de la plaza de toros dentro de la situación actual del patrimonio cultural de Canarias y, entre otras cosas, dijo: "...las autoridades deberían leer con detenimiento la ley de patrimonio histórico y aplicarla en este caso".

Y el profesor Gerardo Fuente fue contundente al añadir que: "no podemos quedarnos callados mientras derriban un icono de la cultura y el deporte".

Hay muchos más testimonios, pero el asunto se alarga y hay que cortar para otro día.

¿Nos oirán nuestras autoridades?

Un chicharrero, de la calle Galcerán y de a pie.