Santa Cruz de Tenerife

¡Al rico guayabo!

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/jul/07 02:32
Edición impresa

La guayaba, además de un clásico piropo, es una fruta que se cultiva en casi todos los países tropicales. También es una prenda, un tipo de camisa, la guayabera, que toma este nombre, según se cuenta, porque sus cuatro bolsillos eran usados por los campesinos pobres de Cuba para llevar guayabas.

Para quien no haya probado nunca la guayaba, el verano es una época excelente para degustarla y, hasta el inicio del invierno, también se puede encontrar en los mercados.

La guayaba es de color verde y al madurar se vuelve amarilla. Su pulpa, repleta de semillas en la parte más interna, es gelatinosa, muy jugosa y desprende un intenso aroma cuando está madura. El color de la pulpa depende de la variedad y puede ser amarillento o rosáceo.

Al igual que el color, la forma también depende de la variedad, en algunos casos se parece a un limón y en otros es más grande y más parecida a una pera. Su peso es tan variable que puede oscilar entre 60 gramos y el medio kilo. Su sabor es tan curioso que en algunos casos es dulce y en otros ácido.

Excelente fuente de vitamina C.- La mayor parte de esta fruta está compuesta por agua y una baja proporción son hidratos de carbono, por lo que su valor calórico es bajo. El nutriente por excelencia de la guayaba es la vitamina C, siete veces superior a la naranja. Si la pulpa es de color naranja, será también rica en carotenos o provitamina A. Ambas vitaminas ejercen una función antioxidante con muchos beneficios para la salud. En menor medida, la guayaba aporta vitaminas del grupo B, y de los minerales destaca su aporte de potasio. La cantidad de fibra es elevada por lo que posee un suave efecto laxante.

Elegir una buena pieza.- Cuando uno acude a un establecimiento a comprar una fruta desconocida, conviene pedir el asesoramiento a la persona que atiende al público para elegir las mejores piezas. Como norma básica se deben seleccionar aquellos ejemplares de color verde amarillento que aún no estén del todo maduros, para así mantenerlos a temperatura ambiente hasta que maduren y se vuelvan amarillos. Además, el intenso aroma que desprende esta fruta una vez madura advierte de que ya está lista para el consumo.

Para todos los gustos.- La guayaba se consume como fruta fresca, en batidos, zumos, helados, compotas, almíbar, mermeladas y jaleas. Comprarla en almíbar permite disponer de ella todo el año. Una de las mezclas que más enriquece a la guayaba es la combinación con lácteos -leche, queso o yogur- y también es un ingrediente ideal en tartas y confituras y con ella se puede hacer una mermelada muy sabrosa. Un plato exquisito y fácil de preparar es una ensalada de guayaba elaborada con diversas frutas tropicales y condimentada con un jugo de litchis, mango, papaya, guayaba y zumo de naranja.