Santa Cruz de Tenerife

La ausencia de pujadores en la subasta devuelve la esperanza a los estafados

Con abrazos, suspiros y lágrimas de tensión y alegría recibieron numerosos miembros de las 22 familias que compraron casa en la urbanización Mirador de Tacoronte la noticia de que nadie pujaría, si bien se abre un plazo de 20 días. Los afectados confían ahora en renegociar con CajaMadrid y recuperar su inversión.
ÁLVARO MORALES, Tacoronte
5/oct/07 02:41
Edición impresa

Medio centenar de compradores y familiares de la presunta estafa inmobiliaria de la urbanización Mirador de Tacoronte respiraron ayer tranquilos y rebajaron su depresión y profundo malestar desde hace años al comprobar en el juzgado número 5 de La Laguna que nadie pujaba por sus viviendas en la subasta que había provocado CajaMadrid al reclamar a la promotora Promociones Urbanísticas de Canarias 2,7 millones de euros en calidad de prestamista después de que la empresa se declarase insolvente.

Abrazos, lágrimas de alegría y hasta gritos de júbilo se pudieron ver y escuchar en las dependencias judiciales cercanas al Ayuntamiento lagunero. En la sala de la subasta, numerosos afectados escuchaban con rostro aliviado las explicaciones de los técnicos, mientras que otros salían a la calle peatonal a demostrar su alegría provisional a los medios que minutos antes recogían su frustración, profundo enfado y sensación de estafa que sufren desde hace años.

Mireia Marín, que se ha convertido en una de las portavoces de los compradores, señaló a este periódico que ahora confían en que CajaMadrid renegocie con ellos para intentar llegar a un acuerdo sobre esos 2,7 millones y que las familias puedan recuperar y terminar sus casas, que están casi acabadas, o, por lo menos, no perder el dinero invertido, aunque nadie les dará ya el tiempo ni les compensará en exceso por los malos momentos que han pasado. Eso sí, en el juzgado les advirtieron que, tras la subasta sin pujadores, se abre ahora un plazo de 20 días para poder presentar el dinero que reclama el banco demandante.

El representante legal de la promotora, Juan Luis Hourcade, confiaba en presentar el dinero justo antes de la subasta, pero, en línea con lo que se temía la mayoría de propietarios, no lo hizo. Sobre la posible renegociación de CajaMadrid si no había pujadores, tal y como ocurrió ayer, Hourcade es poco optimista, aunque recalca que sólo desea que los dueños tengan su casa.

La supuesta estafa alcanza los 700.000 euros y afecta a 22 familias que adquirieron una de las viviendas de unos 200 metros cuadrados que ofrecían dos inmobiliarias en la zona tacorontera de El Torreón. Hourcade siempre le ha dado la razón a los propietarios y culpa de la situación al constructor de las casas, del que sugiere que no empleó parte del dinero que cobró en las obras y que busca desde hace años.

No obstante, la visión de los dueños sobre la promotora es muy negativa.