Santa Cruz de Tenerife

Quesada no será reconocido víctima del franquismo ni su muerte será reparada

El veto del Senado al Presupuesto estatal deja fuera del proyecto una enmienda que permitía a la familia del estudiante asesinado hace 30 años en La Laguna percibir la compensación económica prevista en la Ley de la Memoria Histórica, que establece el 6 de diciembre de 1977 como fecha límite para reconocer víctimas.
N.M., S/C de Tenerife
12/dic/07 7:46 AM
Edición impresa

El veto a los Presupuestos Generales del Estado aprobado el pasado lunes en el Senado tendrá, además de las lógicas repercusiones políticas, una víctima inesperada: la familia del estudiante Javier Fernández Quesada -muerto hace hoy 30 años en la Universidad de La Laguna por un disparo de la Guardia Civil-, que no podrá acceder a las indemnizaciones previstas para las víctimas de la represión después de que hayan fracasado las dos vías iniciadas por los socialistas para su inclusión en la denominada Ley de Memoria Histórica.

El origen de este problema se encuentra en los propios plazos de la citada ley, que sólo extiende sus beneficios a los fallecidos entre el 1 de enero de 1968 y el 6 de octubre de 1977, lo que de entrada dejaba fuera de cobertura al estudiante grancanario, cuyo caso nunca llegó a ser juzgado -a pesar de haberse producido tras la aprobación ese mismo año de la Ley de Amnistía- debido al sobreseimiento de la causa en la jurisdicción militar.

Al menos dos han sido los intentos de paliar esta situación a través de sendas vías iniciadas por el secretario de Estado de Justicia, el tinerfeño Julio Pérez.

La primera de ellas iba dirigida a utilizar una enmienda a la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de 2008 que fue introducida en el Senado para ampliar hasta el 15 de diciembre de 1977 los beneficios de la legislación, lo que hubiera permitido dar la indemnización correspondiente a la familia de Fernández Quesada.

La "debilidad" del PSOE

El veto a las cuentas públicas del pasado lunes, sin embargo, deja fuera del proyecto dicha propuesta de modificación, ya que el proyecto pasará directamente al Congreso la próxima semana sin po- sibilidad de introducir cambios.

La segunda vía consistía en una enmienda a la propia Ley de Memoria Histórica antes de la votación que se celebró ayer en la comisión de Justicia del Senado. No obstante, la oposición del PP y los difíciles equilibrios que han sido necesarios para mantener viva la ley llevaron al PSOE a prescindir de esta modificación, por lo que no sólo su familia no recibirá una indeminización, sino que tampoco será reconocida oficialmente como una víctima del franquismo.

Uno de los investigadores que mejor conocen las circunstancias de la muerte del estudiante grancanario y la posterior evolución del caso, Octavio Hernández, lamentó ayer su exclusión tanto de la reparación a las víctimas como de la ley que las reconoce como tales y achacó esta situación a la propia "debilidad" del Gobierno socialista.

Hernández recordó que esto supone que el caso podría quedar totalmente impune, ya que no sólo no se celebró en su momento el juicio, sino que la propia comisión de investigación del Congreso tras el asesinato "quedó en nada y tuvo la terrible conclusión de que la Policía disparó a los estudiantes porque no tenía otros medios para disolver la concentración".

Por su parte, el senador del PSOE por Tenerife José Vicente González Bethencourt acusó a la oposición del PP de la decisión de su partido de retirar la enmienda a la Ley de Memoria Histórica que daba cobertura a este caso.

González Bethencourt aseguró que el Gobierno estatal trabaja en la posibilidad de promulgar un desarrollo de esta ley que amplíe las fechas para reconocer a las víctimas de tal forma que quede incluido Javier Fernández Quesada.