Santa Cruz de Tenerife

Tromba de agua

El área metropolitana de Tenerife sufrió durante buena parte del día de ayer los efectos de una borrasca de cúmulo nimbo que dejó hasta 70 litros por metro cuadrado y provocó inundaciones, retrasos en los vuelos y cortes en carreteras.
N. MARTÍN, S/C de Tenerife
14/dic/07 1:53 AM
Edición impresa

Una borrasca denominada de "cúmulo nimbo" fue la responsable de las fuertes lluvias que arreciaron durante buena parte de día de ayer sobre el área metropolitana de Tenerife, desde Candelaria hasta La Laguna, soltando a su paso precipitaciones que dejaron una media de 30 litros por metro cuadrado, aunque llegaron a alcanzar hasta 70 litros en zonas de La Laguna como Finca España, Las Chumberas o La Verdellada. Las consecuencias de este fenómeno fueron calles y algunas viviendas inundadas, cortes en las carreteras, desprendimientos y retrasos en los vuelos.

A última hora de la noche, la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias levantó la alerta por lluvias en Santa Cruz de Tenerife -si bien mantuvo otra por fuertes vientos en Las Palmas-, por lo que la Consejería de Educación decidió no suspender las clases para hoy.

Horas antes, fue el informativo del mediodía de Televisión Española, que tuvo que volver a comenzar su emisión tras perder la señal en torno a las 14:30 horas, el que hizo evidente lo que estaba ocurriendo en las dos principales ciudades del Archipiélago. En ese mismo momento, y al menos durante toda la tarde, la página web del Instituto Nacional de Meteorología mostraba un mapa que aseguraba la existencia de normalidad absoluta en Santa Cruz de Tenerife mientras que coloreaba la situación de alerta en la provincia de Las Palmas.

De hecho, la confusión fue un elemento habitual en el transcurso de la jornada, ya que el propio Gobierno autonómico había levantado por la mañana, sobre las 10:30 horas, la alerta, situándola como prealerta, una previsión que tuvo que modificar a medida que la lluvia se iba intensificando sobre Santa Cruz de Tenerife y La Laguna.

Colegios anegados

Como consencuencia de este fenómeno no se produjeron heridos graves o daños de importancia a las infraestructuras, aunque sí inundaciones, pequeños accidentes, cortes de carreteras, suspensión de servicios públicos como el del tranvía que enlaza ambos municipios y retrasos en algunos vuelos, si bien no fue necesario dar por finalizadas las clases en colegios e institutos, que estaban ya terminando su jornada habitual, aunque sí la Universidad de La Laguna.

Precisamente, algunos centros docentes sufrieron los peores efectos de la tromba de agua. En la capital tinerfeña se inundaron el Isabel La Católica, en la zona de la avenida Tres de Mayo, y el Cervantes, en el barrio de La Salud, según informó el Ejecutivo regional, que situó las inundaciones más importantes en Finca España y La Verdellada, donde se vieron afectados los puentes y algunas viviendas bajas.

El Gobierno negó que se hubieran producido daños importantes a las infraestructuras. En la autopista del Sur se produjeron algunos cortes puntuales por desprendimientos de piedras y de barro, mientras que en la del Norte hubo retenciones a causa de varios accidentes por alcance leves. También la carretera interior del Puerto de la capital tinerfeña permaneció varias horas cortada, al igual que el puente de acceso del barrio de Buenos Aires, en la capital.

Dieciséis retrasos aéreos

En la calle de la Noria del centro de Santa Cruz de Tenerife, un comedor social de La Milagrosa quedó anegado por el agua, lo mismo que le ocurrió a la zona del Balneario, en la carretera a San Andrés, en la que los desprendimientos dejaron un herido por trauma- tismo de carácter leve.

Tampoco el aeropuerto de Los Rodeos se libró del todo de la situación que vivió el área metropolitana. Allí, la lluvia hizo ceder una parte del vallado que da hacia Geneto, aunque estuvo operativo todo el día, según informó Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, que precisó que la previsión es que sea reparado en los próximos días.

No obstante, el mal tiempo reinante en la zona provocó retrasos en hasta 16 vuelos, ocho de llegada con sus correspondientes salidas a destinos regionales y nacionales, con mayor incidencia en las conexiones entre Gran Canaria y La Palma con Tenerife. La mayor de las demoras se produjo en un vuelo de la compañía Spanair, que debía aterrizar en el aeropuerto del Norte a las 8:25 horas procedente de Madrid y no lo hizo hasta pasadas casi tres horas.