Actualidad

Tres cayucos trajeron ayer a Canarias a 126 inmigrantes de origen subsahariano

Tres embarcaciones con inmigrantes llegaron el primer día del año a Canarias, dos a Tenerife y una a Lanzarote. La primera entró en la bocana de Los Cristianos sin ser detectada, con 40 personas, a las 3:30 horas de la Nochevieja.
DORY MERINO, Tenerife
2/ene/08 14:02 PM
Edición impresa

Los 126 inmigrantes de los tres cayucos que alcanzaron ayer las costas canarias (dos a Tenerife y uno a Lanzarote) partieron el año en alta mar, cerca del Archipiélago.

La primera embarcación llegó a Los Cristianos alrededor de las 3:00 de la madrugada del día primero del año, mientras que la mayoría de los ciudadanos participaban en fiestas que celebraban la entrada de 2008.

Fue un ciudadano el que avistó al cayuco en la bocana del puerto de Los Cristianos y avisó de inmediato a la Guardia Civil. Los efectivos que se encontraban de turno salieron con la patrullera, tal y como indica el protocolo en estos casos, para auxiliar a las personas de esta barquilla y, además, dieron parte a Cruz Roja, con el fin de que prepararan la carpa de atención a pie de playa.

Pese a que el cayuco estaba ya en el puerto, Cruz Roja logró preparar su operativo con rapidez y logró atender a los 40 africanos, que, según las primeras averiguaciones, habían partido desde el puerto de Nuadibou (Mauritania) cuatro días antes.

Tras este primer reconocimiento, Cruz Roja observó que todos los ocupantes de esta expedición eran varones y, entre ellos, figuran dos supuestos menores de edad, dato que se confirmará en los próximos días cuando se les practiquen las pruebas óseas del brazo y de la muñeca.

No hizo falta hospitalizar a ninguna de las personas que habían realizado la travesía desde la costa africana en este cayuco.

En el operativo también participaron efectivos de la Policía Nacional, que se encargaron de trasladar al grupo de inmigrantes hasta la Comisaría de Playa de Las Américas, donde se iniciaron los trámites previos a su internamiento en el centro de retención de Hoya Fría, en el que permanecerán, como máximo, 40 días, el tiempo marcado por la ley para repatriarlos a su país de origen y, en el caso de que no sea posible, trasladarlos a la Península.

Por ser esta fecha tan señalada, la Nochevieja, ni siquiera Salvamento Marítimo, que desde hace años está presente en todos los rescates de inmigrantes que se llevan a cabo en aguas canarias, participó en el protocolo de actuación con este cayuco.

El radar sigue estropeado

Los integrantes de esta expedición lograron arribar a puerto sin ser detectados, debido a que el único radar que existe en la Isla, un sistema de vigilancia móvil, sigue estropeado.

Como ya adelantó este periódico, el camión que contiene este radar se encuentra estacionado desde hace meses en el aparcamiento de las dependencias de la Guardia Civil de Las Américas y no parece que se vaya a llevar a cabo el arreglo que precisa, porque se trata de un sistema de vigilancia muy complejo.

No obstante, fuentes especializadas manifestaron que este tipo de radar, aunque funcionara correctamente, tampoco sería efectivo en Tenerife, debido a la orografía del terreno, algo que no ocurre en Gran Canaria, donde existe otro similar que sí detecta las embarcaciones clandestinas en el mar.

También ayer, concretamente sobre las 9:00 horas, un nuevo grupo de inmigrantes, éste de 28 personas, desembarcaban en el muelle de Arrecife, la capital lanzaroteña, hasta donde fueron remolcados por una patrullera de la Guardia Civil que se encargó de interceptar la patera en la que viajaban los africanos.

Antes de finalizar el día, pasadas las 22:00 horas, Salvamento Marítimo trasladó a Los Cristianos a 58 inmigrantes, después de que su patera fuera localizada por un avión de rescate cuando navegaba a unas 76 millas al suroeste de Maspalomas, en Gran Canaria. En este último grupo viajaban dos mujeres y otros tres menores.