La Laguna
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Torra no dará por "normalizada" su relación con Rey aunque vaya a Tarragona leer

Los vecinos del casco de la ciudad reclaman una mayor presencia policial

En horas previas al Fin de Año hubo un atraco a un señor mayor en La Trinidad, un agresión en una tienda en la calle 6 de Diciembre a una mujer, que sufrió cortes en una mano, y un conato de incendio
D. BARBUZANO, La Laguna
3/ene/08 14:03 PM
Edición impresa

La ciudad de La Laguna entró en el Nuevo Año 2008 con inseguridad en las calles del centro antes de las 00:00 horas, con varias agresiones, que se pudieron evitar, según las múltiples denuncias hechas a través de EL DÍA , "de estar presente agentes tanto de la Policía Local como de la Nacional que brillan por su ausencia a diario y principalmente los días de numerosa concentración ciudadana como está ocurriendo en estas fechas, en que la ciudad, al ser peatonal en su casco, está siendo visitada por miles de personas".

Antes de dar las doce de la noche, una persona mayor fue atracada y agredida en la avenida de La Trinidad para, un poco más tarde, la señora de una tienda de ropa muy conocida frente a Viajes Halcón, en la calle 6 de Diciembre, ser agredida brutamente por un hombre al negarse a darle el dinero de la caja. El delincuente sacó luego un cuchillo de partir jamón y la agredió. Al defenderse, la mujer sólo resultó herida en la mano, aunque tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en el Hospital Universitario de Canarias, ya que la herida le cortó un músculo de la mano. También hubo un poco de fuego, pero no de los artificiales, sino un conato de incendio en una vivienda de la plaza del Adelantado, lo que motivó que se personara un camión de Bomberos.

El comentario general tanto en 2007 como en este año que comienza es que la gente se siente desprotegida en la ciudad, al no ver ni un policía en la calle. "Antes -dijo un empresario- cuando se contaba con pocos efectivos, al menos había un policía en la Catedral, otro en La Concepción, otro en Herradores, y uno más en La Trinidad, y cuando pasaba un incidente, primero con silbatos y luego con emisoras menos sofisticadas que las de ahora, enseguida se personaban los agentes".

Los laguneros se quejan de que ahora la presencia de la Policía Local y de la Nacional en las calles del centro de la ciudad es mínima. Piden que patrullen las calles, "que para eso -dijo un ciudadano- le pagamos al ayuntamiento, para que nos dé una seguridad ciudadana como se merece una ciudad Patrimonio de la Humanidad como la nuestra".

El problema viene dado porque la peatonalización del centro histórico atrae a muchas personas que no ven de día a un policía que les haga sentirse protegidas ante una de las frecuentes agresiones que ocurren en la ciudad y que van en aumento. "Lo peor del caso -señaló un profesor universitario- es que cuando cierran los almacenes y quieres pasear con tu esposa, la desprotección es peligrosísima".

Los ciudadanos y empresarios piden que los policías patrullen frecuentemente las calles.