Tenerife
LO ÚLTIMO:
El Tenerife será sancionado por cánticos homófobos en El Heliodoro leer

Arrancan la cruz que recibía a la Virgen de Candelaria cuando visitaba La Laguna

Dos hombres descargaron toda su ira contra este símbolo histórico que data del año 1677 y que marcaba el lugar exacto en que paraba la Patrona de Canarias, para ser recibida por las iglesias y luego dirigirse hacia La Concepción acompañada por fieles que iluminaban el camino con candelas.
D. BARBUZANO, La Laguna
22/ene/08 18:37 PM
Edición impresa

La centenaria cruz de madera que marcaba el lugar donde debía hacer un alto la Virgen de Candelaria cuando visitaba La Laguna en el pasado, fue arrancada en la noche del pasado jueves por dos hombres de unos 40 años de edad, al salir del bar anexo a la casa número 27 de la calle Cruz de Candelaria, en cuya fachada estaba colocada la referida cruz.

La indignación de los vecinos ha sido bastante grande y el dueño de la casa, que siempre había cuidado la cruz, calificó el acto como "una falta de respeto a la historia, a la fe y al patrimonio". Incluso señaló que había gente en la zona que se arrodillaba ante ella o la tocaba desde el pasado para que les diera suerte.

Aunque los que deberán intervenir en esta historia son el Ayuntamiento de La Laguna, el Obispado y la Policía Local y Nacional, algunos ven en este hecho una posible relación con la rotura en 2007 de la Cruz de Piedra.

Gamberrismo o rechazo al símbolo sagrado, nadie sabe qué les motivó a los dos autores del atentado el arrancar la cruz de la pared y luego tirarla a la calle, rompiéndose por su base al acometer dicha acción. "Lo único que le digo -dijo el que la protegía- es que he visto a miles de borrachos salir del bar donde acudieron los delincuentes, pero ninguno de ellos le faltó nunca respeto a la cruz, al contrario hasta la besaban".

Quien más ha denunciado y criticado este acto vandálico ha sido el presidente de la Asociación en Defensa de La Laguna, Julio Torres, quien explicó que la primera referencia de la cruz data de 1677. Indicó que, cuando antaño trasladaban la Virgen de Candelaria a La Laguna, en cada descanso se dejaba como señal de recuerdo una cruz de tea. La última parada, antes de entrar en la ciudad, era en el Llano de los Molinos, entre la estación de guaguas y el barrio de San Juan. La cruz permaneció muchos años en el camino en su peana, hasta que un día la fabricó un vecino y la colocó en la fachada de su casa, donde se conservó hasta la actualidad, tirándole tantos cohetes el día 3 de mayo que la zona es conocida también como el barrio de El Volador.

Ruta de la Virgen

Este símbolo sagrado motivó que la vía donde estaba se llame calle Cruz de Candelaria, donde era recibida la Patrona de Canarias por todas las representaciones de las iglesias de la ciudad al mismo tiempo y evitar que ninguna tuviera protagonismo sobre las otras. La venerada imagen seguía luego por la calle que hoy se conoce como Las Candilas, que podría estar relacionado con el hecho de que las personas recibían a la virgen con candelas -que por deformación lingüística se terminó cambiando la e por una i- o porque utilizaran candiles para iluminar el camino a la Morenita.

Julio Torres explicó que el obispo Jiménez dispuso en 1677 que "fuera cualquiera el clero parroquial que le tocara llevar y traer la imagen, había de parar en la cruz de Los Baldíos (así se denominaba a la actual ubicación), y desde allí la llevarán procesionalmente a entrarla por la calle de Las Candilas y por la puerta del mediodía de la iglesia de La Concepción y la depositaran en el camarín para que en él fuera puesta en andas y la aderezaran con sus joyas y vestidos".