Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno sitúa en 2009 el comienzo de las obras del Monumento de Tindaya

El consejero de Medio Ambiente, Domingo Berriel, aseguró ayer en el pleno del Parlamento de Canarias que los trabajos de la obra póstuma de Eduardo Chillida empezarán en febrero de 2009, plazo que el PSC puso en duda tras asegurar que todavía no se dispone de todos los terrenos para su ubicación.
N.D., S/C de Tenerife
31/ene/08 18:43 PM
Edición impresa

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, situó ayer en febrero de 2009 el inicio de las obras de construcción del Monumento de Tindaya, en Fuerteventura. Un plazo que puso en duda el diputado del Partido Socialista Canario (PSC), Domingo Fuentes, quien aseguró que el Ejecutivo regional todavía no cuenta con todos los terrenos necesarios para ubicar la obra póstuma del escultor Eduardo Chillida.

En una comparecencia parlamentaria solicitada por el Grupo Socialista, Berriel detalló todo el procedimiento administrativo que se está llevando a cabo para iniciar los trabajos de este proyecto, que en 1995 el Gobierno canario declaró de interés general. Precisó que espera que entre marzo y abril de este año se apruebe el proyecto de ejecución, una vez que se conozca el resultado de la declaración de impacto ambiental y que posteriormente se dará comienzo al proceso de licitación de las obras.

El consejero afirmó que la Administración ya dispone de todos los estudios geológicos que garantizan la viabilidad de los trabajos, que, apuntó, se ajustarán a lo ideado por el artista donostiarra. Dijo también que éste costará unos 74,6 millones de euros y que la creación de la fundación, de la que formará parte la familia Chillida y que supervisará la ejecución de los trabajos, ya está en marcha con la redacción de sus estatutos.

Un proyecto que nació mal

No obstante, el diputado socialista criticó los constantes retrasos que ha sufrido este proyecto, que -reconoció- una vez concluido supondrá un importante foco de atracción turística para la isla majorera que además colocaría al Archipiélago "como referente mundial". Recordó la "estafa" que para el erario público ha supuesto este proyecto desde sus inicios y subrayó que está ahora como al principio: "Con las mismas dudas y la misma falta de transparencia". El diputado socialista dudó que en 2011, como aseguró Berriel, esta obra esté concluida, así como de la capacidad del Ejecutivo regional para desbloquear este "hermoso" monumento.

"La acción incorrecta, la inacción, la incapacidad de algunos consejeros y la negligencia e ineficacia del Gobierno han convertido éste en uno de los casos más graves de la Comunidad autónoma en relación con el mal uso de los fondos públicos", señaló el diputado socialista, para luego exigir del Ejecutivo que preside Paulino Rivero la "respuesta clara" que, en su opinión, espera la sociedad canaria sobre este asunto.

Fuentes dejó claro que, aunque defienda el proyecto artístico, no se debe olvidar lo que ha pasado con este proyecto, a la vez que pidió que se asuma la responsabilidad política de aquellos que "han lanzado este proyecto al abismo". Han pasado trece años, continuó, desde que el Gobiermo lo declaró de interés general y desde entonces "no se ha hecho nada y se han gastado 24 millones de euros". Por último, Fuentes cuestionó que después de los escándalos que han rodeado esta obra, Chillida hubiera puesto su sello en la misma, pues, opinó, ésta ha supuesto "una estafa" tanto para el autor como para el pueblo canario.

Ante estas críticas, Berriel hizo hincapié en que el Gobierno está acelerando todos los trámites, pero precisó que ello no puede ir en contra de la seguridad jurídica que requiere el mismo por su "vulnerabilidad". Asimismo, declaró el "gran interés" del Ejecutivo por llevar a cabo este proyecto "mirando hacia delante".