Santa Cruz de Tenerife
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

El "tsunami" canario

31/ene/08 18:44
Edición impresa

NO SE TRATA de un volcán submarino que provoca una ola gigantesca, pero a efectos destructivos, la Demarcación de Costas de Canarias es casi lo mismo. Coge uno o varios poblados marineros y los deja como las ruinas de Pompeya en menos que canta un gallo. No importa que en estos núcleos urbanos residan veinte o treinta familias que, con bastante pulcritud y notable esfuerzo económico personal, hayan construido sus viviendas en esos peñascos o esas orillas despobladas y que, como en el caso del municipio de Candelaria, les dotaran de cierta belleza y originalidad, que no choca sino más bien atrae la vista. Son ilegales porque ocupan cuatro o cinco metros cuadrados de terreno a una distancia de la orilla, que no es la que marcan unas improvisadas normas. Tampoco importa que las casas lleven ahí catorce, quince o treinta años sin molestar a nadie, porque están dotadas de lo que debe llevar una vivienda. Se decreta su derribo a días visto, y listo. A la hora anunciada llegan las máquinas excavadoras y empiezan su trabajo. Unas veces se abre un espacio para hacer un paseo y otras no se hace absolutamente nada, sino dejar la costa pelada, que dicen que queda más feo el panorama, pero se conserva mejor el medio ambiente.

Esta rigurosa conservación de la costa pelada ocurre después de siglos de abandono donde no se ha efectuado la menor obra de seguridad para las personas que utilizan esos caminos. En su riguroso afán por cumplir las normas, se han efectuado destrozos de casas en las costas de Adeje, cuando, descaradamente, se dejó construir toda una ciudad. Para fabricar a toda prisa antes de que entrara en vigor la nueva Ley del Suelo se plantó un tupido bloque de grúas, para terminar el núcleo poblacional de lo que hoy es Fañabé. Costas sentenció a muerte el bello hotel Médano, pero no sé qué gestiones está realizando el Ayuntamiento de Granadilla para atajar semejante salvajada.

Y, ahora, después de perder muchos años en prever las cosas y ponerlas en orden, es cuando se anuncia que Coalición Canaria y el Partido Popular en el Parlamento regional, se proponen aprobar una ley para blindar los núcleos de la costa de las Islas amenazados por la Demarcación de Costas. ¿Y lo que se ha derribado va a reconstruirse?