Santa Cruz de Tenerife

Los agricultores aseguran que los controles fitosanitarios siguen fallando en Canarias

Asaga y la COAG mantienen que las inspecciones de las importaciones agrícolas continúan siendo deficientes, pese a que confiaban en que a principios de año hubieran mejorado y tuvieran más personal.
JOSUÉ GARCÍA, S/C de Tfe.
6/feb/08 11:42 AM
Edición impresa

Tanto la Asociación de Agricultores y Ganaderos de la provincia tinerfeña (Asaga) como la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos de Canarias (COAG) continúan esperando que se estrechen los controles fitosanitarios en frontera, una medida que estaba recogida en una Orden emitida por el Ministerio de Agricultura en 1987, pero que, en opinión del sector, aún no se ha articulado adecuadamente.

El técnico portavoz de la COAG, Manuel Redondo, declaró a EL DÍA que "el mismo secretario general de Agricultura y Alimentación del Ministerio, Josep Puxeu, comentó que aún sigue entrando producción ilegal en las Islas". De momento, lo único que le consta al sector es el interés de la consejera autonómica del ramo, Pilar Merino, "pero no hay noticias de que haya mejorado la vigilancia".

El presidente de Asaga, Henry Sicilia, confiaba en que a comienzos de 2008 se contara ya con más efectivos para la labor de control en frontera, "lo que no se ha logrado aún, dado que sabemos que circulan partidas irregulares". Sicilia puso el ejemplo de la reciente entrada de aguacate ilegal en Tenerife, "algo que, además de representar una competencia extra para la producción local, abre también la puerta a posibles plagas".

En cuanto a éstas, el presidente de los agricultores tinerfeños puntualiza que en los últimos meses no se ha detectado ninguna nueva enfermedad de importancia, aunque la prevención "debe seguir siendo importante". La COAG cifra en unas 80 las plagas que ha sufrido Canarias en los últimos ocho años precisamente por culpa de "la falta de controles reales en las fronteras", apuntó Redondo.

El responsable técnico de la COAG consideró que, aunque el problema "es más de la Administración central que de la autonómica", es necesaria más coordinación entre ambas. Los profesionales aún están a la espera de que Madrid acepte las demandas de la consejería para que se considere a las Islas una zona fitosanitaria diferenciada y se "blinden" sus puertos y aeropuertos.

El departamento que dirige Pilar Merino, en todo caso, sí ha reforzado la labor de inspección una vez rebasadas las fronteras, donde tiene sus competencias. La COAG y Asaga coinciden en que el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) ha aumentado su presencia en el circuito de comercialización.

"Aunque queda mucho por hacer -explicó Redondo-, sí nos consta que hay más control y compromiso". Sicilia precisó que los inspectores del ICCA "aparecen más por los mercados, ponen más multas y acuden a comprobar todas las denuncias que hacemos los representantes del sector".

También se han dado pasos en el control de las plagas por parte del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA). Los nuevos convenios de colaboración con diversas asociaciones de productores han permitido, explicó el presidente de Asaga, avanzar en el control fitosanitario y que se transmita qué variedades son más resistentes, tanto a plagas como a ciertas condiciones de cultivo, y dónde funcionan unas mejor que otras.

Sicilia aplaudió la "buena receptividad" de la nueva directora del ICIA, Milagros Pérez, y confió en que el anuncio de la inminente creación de un consejo asesor de este organismo permita que se escuche a los técnicos de campo de las diferentes asociaciones, que son quienes tienen más conocimiento "sobre el terreno" de las vicisitudes de las explotaciones.

En este sentido, espera que se reconduzca la gestión del ICIA para que actúe de forma "más efectiva", en concreto en lo referente a los análisis de tierra, agua y foliares, cuyas muestras canaliza Asaga. "Si pretendemos que los profesionales se especialicen y se doten de mayor tecnificación, es vital agilizar estos trámites", concluyó el portavoz de los agricultores.