La Laguna

La madre de Sara se encomendará a la Sierva de Dios para que aparezca su hija

Nieves Hernández viajará desde Las Palmas para conocer el domingo a la monja incorrupta del convento de Santa Catalina, porque está convencida de que lo único que le queda es aferrarse a la fe. Junto con las monjas se hará un rezo especial para encontrar a la joven.
D. BARBUZANO, La Laguna
15/feb/08 19:01 PM
Edición impresa

Nieves Hernández Castellano, la madre de Sara Morales Hernández, la joven de 14 años desaparecida en Las Palmas de Gran Canaria el 30 de julio de 2006, viajará el próximo domingo, día 17, a La Laguna, para encomendarse a Sor María de Jesús, la monja incorrupta del convento de Santa Catalina, para ver si aparece su hija, cuando se cumplen 18 meses y 15 días que dejó su casa de Las Escaleritas, en la parte alta de Las Palmas de Gran Canaria, y tomó rumbo al centro comercial de La Ballena, donde había quedado con un amigo, quien declaró que nunca llegó a verla. Hoy es el día principal en que se podrá visitar a la Sierva.

Cuando llegue Nieves Hernández a la plaza del Adelantado, a las 13:00 horas, con sus dos hermanas, Lupe y Toña, será recibida por la concejal del Ayuntamiento de La Laguna Julia Dorta, quien la acompañará al convento, donde será presentada a la superiora del mismo, sor María Cleofé López Lantigua. Juntas irán hasta el sarcófago de Sor María de Jesús. En ese momento, y después de que se encomiende a la Siervita, Nieves Hernández Castellano y las monjas harán un rezo especial para que Sor María acerque a Sara Morales a su casa de Las Palmas.

La superiora del convento de Santa Catalina entregará, entre otras cosas, a la madre de la niña desaparecida reliquias de la Sierva de Dios, libros sobre su vida y, principalmente, una imagen de Sor María de Jesús para que la ponga en la habitación de Sara Morales.

La visita de Nieves Hernández para pedir por la aparición de su hija tiene muchos hechos curiosos y relaciones que podrían tener el feliz final de encontrar ese milagro que necesita Sor María de Jesús para subir a los altares y que podría ser la aparición de Sara Morales, lo cual ha soñado una concejal del Ayuntamiento de La Laguna que se produciría este año.

Hay muchos hechos curiosos que hay que destacar como es que cuando Sara Morales desapareció llevaba una falda del mismo color azul que cuando la Sierva entró cuando joven en el convento lagunero y una camiseta amarilla, color del hábito de la Virgen de Candelaria a la que tanto quiso Sor María de Jesús, que también era morena como Sara.

Por si fuera poco, Sor María de Jesús en su niñez, cuando tenía que ser llevada a La Laguna a casa de sus tíos, dos mujeres concibieron el rapto de la joven sauzalera, la cual lo descubrió y pudo huir por el don que tenía de adivinar las cosas que sucederían, como hizo en 1689 con un gran diluvio y una erupción del Teide.

Sor María siempre decía que "nada me pertenece, ya que todo es de Dios". Ojalá, como afirman los organizadores de esta visita, Sara pueda aparecer y en el corazón de todos se vuelvan a oír las palabras que en el pasado decía Sor María de Jesús cuando lograba las cosas: "Albricias. El Señor me ha oído".

Guiada por la fe

Cansada de que determinados medios informativos, según ella, la tengan acosada al buscar que diga cosas que no sabe o den informaciones que no tienen que ver con el cariño que debe girar en torno a su hija, la madre de Sara Morales accedió a hablar con EL DÍA al enterarse de que la información sólo estaría basada en la fe y en la fama milagrosa de una Sierva a la que muchos van a pedir por su hija.

Nieves Hernández supo de la existencia de la Sierva de Dios el pasado año cuando veía la televisión. Hace poco, cuando el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, la visitó para darle ánimo y decirle que no estaba sola y que seguían buscando a su hija, Nieves Hernández le preguntó a Paulino Rivero quién era la Siervita. Le dio la explicación suficiente y la madre le dijo que la visitaría para pedirle por su hija.

Al ver a la Sierva de Dios, Nieves Hernández pensó que podría ayudarla a encontrar a su hija. Por ello, afirmó que "cuando el domingo esté ante la monjita le diré que si puede cuidar a mi niña donde quiera que esté y que me la devuelva lo más pronto posible. Lo único que me queda es seguir agarrándome a mi fe, porque salir llorando por la televisión y preguntando si alguien ha visto a mi niña, creo que ya no tiene sentido, y lo único que me hace es daño".

Nieves Hernández confesó que siempre crió a su hija Sara Morales en la fe cristiana y que le tenía devoción a la Virgen del Pino. Roma necesita un milagro para canonizar a Sor María de Jesús y el de la aparición de Sara puede ser el más grande jamás visto. Podría ocurrir si se cumple una de las profecías encontrada en uno de los manuscritos relativos a la Sierva de Dios que dice que "es necesario exponer a la luz lo que ha sido sepultado en las tinieblas".

Esto es lo que quieren los canarios y, ahora de una forma especial, los ciudadanos de La Laguna y las religiosas del convento de clausura de Santa Catalina, que Sara Morales vuelva a brillar junto a sus seres más queridos.