Santa Cruz de Tenerife

2008, año de las papitas

EFE, Berlín
3/mar/08 19:25
Edición impresa

Grandes o pequeñas; lisas o rugosas; blancas, amarillas o incluso violetas, las papas celebran "su año" demostrando su versatilidad -bien sabido en Canarias-, pero sobre todo su capacidad para proporcionar una alimentación nutritiva a la población mundial.

Como reconocimiento a su valor nutricional y su papel como "alimento de los pobres", la ONU ha establecido que 2008 es el año internacional de la papa, uno de los productos básicos más consumidos del planeta, por detrás del arroz, el trigo y el maíz.

El objetivo de las Naciones Unidas es "crear una mayor conciencia de la importancia de la papa como alimento en los países en desarrollo y promover la investigación y el desarrollo de los sistemas de producción de este cultivo".

En el Centro Internacional de la Papa (CIP), cuya sede central está en Lima, se dedican a la conservación de la biodiversidad de la papa en todo el mundo -sólo en la región andina tienen registradas 4.200 variedades-.

Su directora, la doctora Pamela Anderson, viajó desde Perú para participar en la reciente Semana Verde de Berlín, la mayor feria agroalimentaria del mundo, en donde diversos foros de debate rindieron homenaje al tubérculo.

Según explicó esta experta entomóloga, "2008 debe servir para concienciar a la población mundial de la importancia que este cultivo tiene en la lucha contra el hambre y la pobreza".

Más calidad.- Este centro de investigación ha puesto en marcha diversos proyectos para mejorar la calidad de este tubérculo y favorecer su comercialización en los países más pobres, entre ellos, "Papa Andino", que es financiado desde España por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria.

Orígenes.- El conocimiento sobre la papa se suele atribuir a los indios del altiplano andino del sudeste de Lima, en Perú, que empezaron a cultivarla hace unos 8.000 años, si bien este punto es controvertido en Latinoamérica, y en Bolivia se alzan voces discordantes que reivindican su "paternidad".

Dulce o amarga, la papa gusta a todo el mundo. De América a Europa y, de ahí, al resto de continentes, este tubérculo fue conquistando la tierra adaptándose a cada terreno, hasta el punto de que se ha convertido en el cultivo más extendido del planeta.

Producción.- El mundo produce anualmente cerca de 300 millones de toneladas, más de la mitad de las cuales se cultivan en países en desarrollo, y su comercialización en 2006 generó 6.000 millones de dólares, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Por primera vez desde 2005 existen más áreas de cultivo en el mundo en desarrollo que en el industrializado y sólo China y la India producen el 30 por ciento del total.

Existen varias razones para apoyar la producción de la papa: crece rápido y en los climas más difíciles, necesita poca agua y su cultivo es idóneo para muchos de los países en desarrollo, donde la tierra es limitada y la mano de obra es abundante.

Para "dejarse querer".- La planta, cuyo nombre científico responde al de "solanum tuberosum", mide cerca de un metro de altura y posee flores blancas o rosáceas, que eran muy apreciadas por las aristócratas europeas -con ellas adornaba María Antonieta su cabello-. Sin embargo, lo que se come es el tubérculo, es decir, la prolongación subterránea del tallo en donde la planta acumula sus reservas y que, a pesar de lo que normalmente se cree, su aporte calórico es pequeño.

"Una papa normal de 100 ó 150 gramos tiene solo 100 calorías y contiene la mitad de la vitamina C diaria recomendada, además de poseer muchos micronutrientes como hierro, proteínas y vitamina B", afirmó Anderson.