Vivir

Una empresa de EEUU hará ensayos clínicos de una investigación del HUC

El equipo de científicos avanza en una cura para la hiperoxaluria primaria, una rara enfermedad del hígado que afecta a cerca de 400 personas en Europa. Los investigadores canarios han probado en ratones que la producción de oxalato, que destruye los riñones, se reduce un 30% después de aplicar unas enzimas.
EFE, S/C de Tenerife
12/mar/08 19:36 PM
Edición impresa

Una empresa farmacéutica de Estados Unidos comenzará en 2009 a practicar ensayos clínicos basados en la investigación realizada por un equipo de científicos del Hospital Universitario de Canarias (HUC) sobre la hiperoxaluria primaria, una rara enfermedad que afecta a unas 400 personas en Europa.

La hiperoxaluria primaria es una enfermedad que se origina por una mutación de una enzima que se produce en el hígado y que es la encargada de eliminar una sustancia que el organismo no necesita y que se denomina glioxilato.

En caso de no ser eliminado adecuadamente el glioxilato se convierte en oxalato, que es un compuesto químico que destruye los riñones.

El director del grupo científico, Eduardo Salido, explicó en una entrevista a Efe, que los ensayos clínicos aplicarán la terapia enzimática, testada en ratones al igual que la genética, aunque esta última, para la que tienen una colaboración con una empresa holandesa, tardará aún unos años en ser probada en pacientes.

Salido afirmó que las previsiones son que los ensayos clínicos en fase dos, que son los que se realizan para constatar la efectividad de la terapia, pueden comenzar en 2009.

El médico y profesor de la Universidad de La Laguna explicó que lo que se ha probado en los ratones es la reducción en un 30% de la producción de oxalato a través de un medicamento oral que consigue degradar esta sustancia y con ello el daño renal que produce.

En cuanto a la terapia genética, el especialista explicó que se trata de "empaquetar un gen normal en un virus bueno" e inyectarlo en el hígado de forma que produzca la proteína.

Las personas afectadas por esta enfermedad, que en Canarias son unas 20, necesitan diálisis desde la adolescencia y la única solución pasa por un trasplante.

El equipo de investigación que dirige Salido ha creado un modelo de ratón en el que se ha aplicado con éxito tanto la terapia genética como la enzimática y del que ya disponen varios laboratorios americanos.

El científico es consciente de que al tratarse de una enfermedad rara, que afecta a un número limitado de personas, ninguna empresa farmacéutica grande realizará una inversión millonaria para el desarrollo clínico de estas investigaciones.

Sin embargo, advirtió de que, a veces, cuando se investiga este tipo de enfermedades, se obtienen resultados que pueden ser útiles para otra patología más frecuente relacionada con ésta.

"Parece lógico pensar que si alguna de estas proteínas funciona para casos de litiasis masiva (formación de cálculos renales, como la que provoca la hiperoxaluria primaria), tal vez también sirve para la litiasis convencional, que la padece uno de cada veinte ciudadanos", opinó el especialista médico.

El grupo de investigación que dirige Salido es uno de los siete Centros de Investigación Biomédica en Red y a los que el Ministerio de Sanidad dota tanto financieramente como en personal.