Internacional

Muere el último veterano francés de la Primera Guerra Mundial

COLPISA, París
13/mar/08 11:33 AM
Edición impresa

COLPISA, París

Lazare Ponticelli, último superviviente de los 8,5 millones de franceses que combatieron en la Primera Guerra Mundial (1914-1918), murió ayer a la edad de 110 años. Con Ponticelli, que había nacido en Italia el 7 de diciembre de 1897, desaparece el último testigo francés directo de la Gran Guerra, que causó 10 millones de muertos en Europa, aunque muchas de las víctimas eran soldados traídos a los campos de batalla desde Marruecos, Senegal, Estados Unidos, Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

Lazare Ponticelli falleció en la casa de su hija en Kremlin Bicetre, a las afueras de París, según precisó la secretaría de Estado de Ex Combatientes.

Aún quedan en el mundo ocho ex combatientes de ese conflicto, según los cálculos realizados por Frédéric Mathieu, creador del sitio internet Dersdesders: tres británicos, dos italianos, un estadounidense, un antiguo soldado del Ejército austro-húngaro y un turco que en aquel momento combatió en las fuerzas del imperio otomano.

Los ocho supervivientes son los últimos testigos del infierno de las trincheras, símbolo de la Primera Guerra, difícilmente imaginable en la actualidad, con sus combates esporádicos, los ataques con gas, los bombardeos de artillería cada vez más violentos, los asaltos con lanzallamas y, sobre todo, el terror presente y constante de la muerte en esta gran masacre.