Santa Cruz de Tenerife

Educación da marcha atrás y pide que Canarias se una al informe escolar PISA

Marisa Zamora anuncia que cincuenta centros educativos de las Islas serán objeto de análisis a partir del próximo año, aunque advierte de que el informe "no es la panacea". El Parlamento rechaza una proposición no de ley del PSC-PSOE al entender CC y PP que "es algo que ya ha solicitado formalmente la Consejería".
M.G./T.I., S/C de Tenerife
15/mar/08 19:37 PM
Edición impresa

El Gobierno de Canarias ha solicitado la inclusión de la Comunidad autónoma en el próximo informe del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), que abarcará el periodo comprendido entre los años 2009 y 2013. Así lo anunció ayer durante el pleno del Parlamento regional la diputada de Coalición Canaria (CC) Marisa Zamora, quien, no obstante, advirtió de que este instrumento de análisis de los resultados escolares "no es la panacea", dado que afecta a países con sistemas educativos y niveles de inversión muy diferentes y "no aporta soluciones a las debilidades detectadas".

La intervención de la parlamentaria nacionalista se produjo en el curso del debate sobre una proposición no de ley con la que el PSC-PSOE pedía al Ejecutivo autónomo que negociase para someter el sistema educativo no universitario de las Islas a la ampliación de muestra del Informe PISA. La propuesta fue rechazada con los votos de los socios de gobierno (CC y PP), que entendían que resultaba innecesaria al demandar algo que ya ha sido solicitado formalmente por la Consejería de Educación.

La Administración regional ha pedido la incorporación de cincuenta centros educativos de Canarias al estudio. Esta decisión contrasta con la postura mantenida hace unos meses por la responsable autonómica de Educación, Milagros Luis Brito, quien, pese a reconocer su preocupación por los datos contenidos en el informe, justificaba la no inclusión del Archipiélago en la necesidad de contar con "indicadores singulares" que reflejasen las particularidades de la región.

De cualquier manera, Marisa Zamora recordó ayer que Canarias "siempre ha estado presente en el informe", pero con una muestra de sólo siete centros. En este sentido, confió en que la ampliación hasta cincuenta permitirá disponer de resultados más fiables. "Estaremos en PISA si Dios quiere", apostilló Zamora, quien precisó que sobre España pesa un embargo provocado por la filtración de datos antes de hacerse oficiales.

Hasta el momento, la participación de Canarias se había limitado a la parte que le correspondía en la cuota estatal. Se trataba, según fuentes consultadas por este periódico, de ocho centros, y no de los siete mencionados por la diputada de CC. Por ello, ahora se sumarán otros 42 hasta completar los anunciados cincuenta. El Gobierno regional ha cursado su solicitud ante el Ministerio de Educación y Ciencia, que la trasladará a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el organismo encargado de la redacción del informe. Será la OCDE quien seleccione de forma aleatoria los centros que se incluirán en el estudio.

"No tengan miedo"

En su intervención inicial -antes de saber que el Gobierno ya ha solicitado la inclusión de las Islas-, el socialista Juan Ramón Rodríguez-Dincourt aconsejó a la Consejería de Educación que no tenga "miedo" a los informes de PISA. El diputado lamentó que, durante los últimos diez años, el Ejecutivo canario "se haya desentendido de la educación", lo que, a su juicio, ha frenado la "gran progresión" iniciada hace 25 años, con la que se había logrado solventar en parte el "lastre histórico" que arrastraba el Archipiélago en esta materia. "A ustedes no les interesa el futuro a medio y largo plazo", espetó Rodríguez-Dincourt a los componentes del Gobierno.

Según el PSC-PSOE, el Informe PISA "no es una competición, ni propiamente una investigación, sino un análisis para calibrar hasta qué punto un sistema educativo está teniendo éxito". Por ello, los socialistas instan al Ejecutivo regional a trabajar para "subirnos a ese tren" y posibilitar una "evaluación rigurosa".

A juicio del grupo proponente, este informe permitiría que la Comunidad autónoma disponga de "claves sobre aspectos colaterales de los resultados educativos, como la influencia del entorno socioeconómico y cultural de los alumnos, el nivel de estudios de los padres o las dificultades de los estudiantes inmigrantes".

Reflexión

Por su parte, la diputada del PP María Dolores Luzardo consideró que las conclusiones que se extraen del informe "no son muy diferentes a las evaluaciones que se han realizado en Canarias, donde existen instrumentos adecuados". De esta forma, los populares se adherían a la posición de CC en el sentido de que el Gobierno autónomo ya desarrolla iniciativas de esta índole.

Según Luzardo, "lo importante de PISA se hizo hace unos meses, y es el hecho de que el sistema educativo español ofrece unos resultados mediocres". Estos datos negativos obligan, según la parlamentaria del Partido Popular, a una "reflexión" sobre el estado de la enseñanza en España.