Internacional

Los socialistas le piden a Sarkozy un cambio tras su derrota electoral

El Partido Socialista francés cantó ayer la victoria de la izquierda en las elecciones municipales y le reclamó al Gobierno conservador una corrección en su política y que escuche el mensaje que le ha lanzado el electorado.
EFE, París
17/mar/08 19:38 PM
Edición impresa

EFE, París

El Partido Socialista (PS) francés proclamó ayer la victoria de las formaciones de izquierda en las elecciones municipales y pidió al Gobierno conservador de Nicolas Sarkozy que corrija su política.

Pocos minutos después del cierre de los colegios electorales, el primer secretario del PS, François Hollande, dijo que la izquierda es "mayoritaria" en votos y municipios conquistados, de acuerdo a los sondeos y los datos basados en las primeras papeletas escrutadas.

Hizo hincapié en que, "si la izquierda es mayoritaria", el Gobierno de Sarkozy "debe corregir la política que ha llevado a cabo" desde la designación del presidente de la República hace diez meses.

Los socialistas han logrado mantener en los comicios municipales de ayer ciudades como París y Lille y han arrebatado a los conservadores otras como Reims, Amiens, Caen, Metz, Angers y Périgueux, después de que la semana pasada ya conquistaran en la primera vuelta de las elecciones Lyon, Nantes y Rouen.

La ex candidata socialista a las presidenciales del año pasado y aspirante a dirigir el PS, Ségolène Royal, siguió la línea de Hollande y afirmó que el Ejecutivo ha de escuchar el mensaje que ha salido de las urnas y modificar su política. En especial debe corregir las "desigualdades insolentes" en materia de sanidad y educación y hacer frente a la precariedad, con el objetivo de "reparar lo que el Gobierno ha destruido desde hace diez meses", según Royal.

Sin lectura nacional

Por su parte, el primer ministro francés, François Fillon, rechazó que se saquen "lecciones nacionales" de las elecciones locales que culminaron ayer con la victoria de la oposición de izquierdas, y dijo que proseguirán las reformas, tal como ha prometido el presidente conservador, Nicolas Sarkozy.

"No hay que mezclar todo", afirmó el jefe del Gobierno conservador, al señalar que los franceses escogieron la política del país en las Presidenciales y Legislativas de mayo y junio del año pasado.

En una breve alocución televisada, el primer ministro francés dijo que sería "inapropiado sacar lecciones nacionales" de las municipales y cantonales que culminaron ayer con la segunda y última ronda, y llamó a "no instrumentalizar" los resultados por "consideraciones partidistas".

Tras recordar que la derecha y el centro habían ganado "ampliamente" las elecciones locales de 2001, afirmó que en la jornada electoral celebrada ayer en el país la izquierda ha "restablecido parcialmente" la situación.

Fillon destacó la muy baja participación en los comicios e interpretó el mensaje "difuso" de las urnas como una "exigencia" de los franceses de que se dé "más fuerza" a la política de cambio emprendida a favor del empleo, el poder adquisitivo o la seguridad desde hace 10 meses. Y recalcó que la batalla por el empleo y el poder adquisitivo debe "acentuarse".

La abstención en la segunda y última vuelta de las municipales se sitúa entre un 34,5 y un 35%.