Santa Cruz de Tenerife
EL FUTURO DEL NACIONALISMO

El nacionalismo plantea dar un paso adelante

Diferentes sensibilidades del nacionalismo canario se dieron cita en EL DÍA para analizar el presente y buscar soluciones de cara al futuro. Con el punto de inflexión que han supuesto las elecciones del 9-M, los tertulianos coinciden en que es posible dar un paso adelante siempre que haya unión entre todas las fuerzas políticas nacionalistas.
6/abr/08 20:07 PM
Edición impresa

Los resultados electorales del pasado 9 de marzo han dejado en una situación delicada a todas las fuerzas nacionalistas, y, por ende, a las canarias. Para salir de esta situación, es necesario afrontar el futuro bajo la premisa de la unidad, de forma que pueda superarse la "pinza" que ejercen los partidos de ámbito estatal, PSOE y Partido Popular, sobre el nacionalismo.

En esta idea coinciden, aunque con algunos matices, los invitados al debate organizado por EL DÍA esta semana, que ha versado sobre "El futuro del nacionalismo". Los tertulianos han sido Flora Marrero, diputada regional de Coalición Canaria (CC); Francisco García Talavera, secretario general del Partido Nacionalista Canario (PNC); Francisco-Pablo DeLuca, vicepresidente del Centro de Estudios Imazighen de Canarias; y Ramón Moreno, director de empresa y columnista de este periódico.

A lo largo de la conversación, la representante de Coalición Canaria aceptó el reto que le lanzaron sus compañeros de mesa en relación con la posibilidad de "ir más lejos" en las reivindicaciones nacionalistas. Para ello, advirtió Marrero, es preciso contar con el apoyo de todas las fuerzas nacionalistas de las Islas. "No hemos avanzado más por culpa de nosotros mismos", sentenció la diputada regional de CC.

Por su parte, García Talavera apostó, como primera medida, por que Canarias asuma la condición de estado libre asociado. A juicio del secretario general del PNC, "nuestro pueblo es muy conformista y acomodaticio", y le interesa más seguir formando parte de Europa como una garantía para su bienestar.

Antes, el colaborador de EL DÍA Ramón Moreno había hecho una llamada de atención sobre lo que se entiende por nacionalismo. "Más que plantear hacia dónde va el nacionalismo canario, creo que debemos preguntarnos dónde está", señaló Moreno, para quien este movimiento "ha brillado por su ausencia" en Canarias.

A continuación, Pablo DeLuca admitió que, tras los comicios del pasado 9 de marzo, el nacionalismo canario se encuentra "en una posición delicada". A su juicio, estos malos resultados están motivados por el hecho de que no se ha incidido lo suficiente en "la idea nacional canaria". Además, consideró que la alta abstención registrada afectó de manera especial a las fuerzas nacionalistas. DeLuca fue el primero en adoptar una postura crítica respecto a Coalición Canaria, que, según él, no ha ejercido como una formación estrictamente nacionalista. Se ha producido, a su entender un debilitamiento de la postura ideológica del movimiento.

Para Flora Marrero, la respuesta a la cuestión sobre cuál será el futuro del nacionalismo canario está clara: "Irá hacia donde quiera el pueblo y tendremos las cotas de autogobierno que éste quiera". Según la diputada de CC se tiende a identificar el descenso del nacionalismo canario con el de la formación que representa, dado que se suele vincular este movimiento con la forma de hacer política de CC. "Cuando tengamos 31 diputados en el Parlamento, Coalición gobernará como la fuerza nacionalista que es", aseguró Marrero.

Críticas

Frente a las críticas recibidas, Flora Marrero reivindicó decididamente la labor desarrollada por la federación de partidos en favor de las señas de identidad canaria, caso de la bandera de siete estrellas verdes, y del denominado hecho diferencial canario. En este punto, la diputada regional consideró que todas las fuerzas políticas nacionalistas deberían ir unidas para lograr un objetivo común y trasladarlo al pueblo canario.

La visión menos pesimista sobre la situación actual del nacionalismo en el Archipiélago la ofreció Francisco García Talavera, quien consideró que "está mucho mejor de lo que esperaban los nacionalistas españoles, esto es, la "pinza" que forman PSOE y PP". El representante del PNC insistió en que el nacionalismo canario no está tan mal porque "subyace en el pueblo, y será el pueblo el que irá marcando las pautas", aunque reconoció que ahora mismo está "un poco adormecido por los acontecimientos".

Talavera criticó la actitud del Partido Socialista que, a su juicio, contrariamente a lo que ha venido a significar, ha apoyado últimamente la política del PP sobre la unidad de España. Para García Talavera, desde que en el año 1982 el PSOE logró el poder en el Gobierno central ha intentado "laminar" y "hacer desaparecer" el movimiento nacional canario, una actitud que, en su opinión, se ha recrudecido con el secretario general de los socialistas canarios, Juan Fernando López Aguilar. "La entrada de Aguilar es para hacer desaparecer el nacionalismo en Canarias", aseguró Talavera, quien remarcó que las elecciones del 9-M le han servido a CC, y también al PNC, su socio, para hacer autocrítica. "De esta cita saldrá reforzado el espíritu del nacionalismo", subrayó.

La postura más crítica con los actuales dirigentes del nacionalismo canario la ofreció Ramón Moreno, quien insistió en diferenciar que el término nacionalismo procede de nación y no de nacionalidad, por lo que la consecuencia lógica para quienes defienden estos planteamientos es la reivindicación de un estado independiente y soberano. Moreno opinó que el nacionalismo canario hunde sus raíces en la propia tierra y que tiene un componente y una dimensión antropológica "impresionante".

Ramón Moreno cuestionó las "prácticas" de los partidos nacionalistas que, a su juicio, han sido beligerantes con los "nacionalistas españoles de PSOE y PP", pero no han reconocido explícitamente el hecho colonial canario. Para Moreno, el ser nacionalista y no partir de que España tiene sobre Canarias el "gran y obsoleto" criterio de soberanía política es "un despropósito".

"No puede entenderse que un nacionalista no reconozca el hecho colonial canario y que Canarias es una colonia que fue conquistada por la fuerza de las armas y tiene derecho a su descolonización", apostilló Moreno.

Asimismo, consideró que las afirmaciones sobre que el futuro del nacionalismo va a ir por donde quiera el pueblo canario "es la pescadilla que se muerde la cola, porque si no hay verdaderos dirigentes nacionalistas que hagan que este pueblo tenga conciencia política y asuma los valores del nacionalismo, está perdido".

Pilares

Aunque los cuatro contertulios coincidieron en la necesidad de relanzar el nacionalismo, a la hora de definir los pilares básicos por los que debe regirse el movimiento canario hubo ciertas discrepancias.

Moreno, DeLuca, Talavera y Marrero estuvieron de acuerdo en aceptar como propia la bandera de las siete estrellas verdes y en que Canarias fue conquistada por la fuerza de las armas, sin embargo no hubo coincidencia en la idea defendida por los dos primeros de que el Archipiélago canario es una colonia de España.

Frente a este posicionamiento, Flora Marrero remarcó que CC no es una formación independentista, "aunque sí luchamos por tener las máximas cotas de autogobierno", y destacó que "no queremos una nueva colonización". Al respecto, apostó, cara a las elecciones de 2011, por la unión de todos los partidos nacionalistas.

Ramón Moreno incidió en que la metrópoli ha "demonizado" la palabra independentista y aseguró que han suplantado el verdadero nacionalismo. En la misma línea, Pablo DeLuca exigió que CC "puentee" a Madrid y "vaya directamente a Bruselas y a la ONU", y abogó también por ir unidos en 2011 "pero con los tres pilares."

Texto: Miguel Gómez y Orlando González Fotos: María Pisaca