Santa Cruz de Tenerife

Los Llanos incluye un barrio de Tijarafe en su PGO y reabre el pleito territorial

El Ayuntamiento llanense ha situado el núcleo de la ladera del Barranco de Las Angustias como parte de su territorio en el nuevo planeamiento aprobado por el Pleno y que está en exposición pública. Tijarafe ha presentado esta misma semana una reclamación para que se rectifique el deslinde descrito en el documento.
M.CH., Los Llanos
6/abr/08 10:28 AM
Edición impresa

El deslinde de Amagar hasta ahora ha sido sólo un conflicto administrativo que no ha generado posiciones extremas ni ha derivado en un enfrentamiento judicial entre las corporaciones de Los Llanos de Aridane y Tijarafe. Tan sólo se re-cuerda la pugna verbal, con cierta repercusión mediática, protagonizada en la década de los 80 por los alcaldes de esa época tras la colocación de un cartel reivindicativo en el puente de Las Angustias por parte de la Administración tijarafera, que fue retirado de in-mediato.

Pero con la presentación y adaptación de los nuevos planes generales de cada municipio, que se vienen tramitando desde hace unos años, Los Llanos de Aridane y Tijarafe han actualizado una diferencia histórica que se remonta al siglo XIX, en el momento en el que se crearon los distintos ayuntamientos de La Palma (en ese momento Los Llanos abarcaba también el territorio de El Paso y Tazacorte) y sus correspondientes deslindes, y que a día de hoy sigue sin resolverse.

El último capítulo del cada vez más estrambótico caso de la línea fronteriza de Amagar se ha escrito después de que hace algunos me-ses el Ayuntamiento llanense presentase una alegación en la exposición pública del nuevo planeamiento tijarafero reclamando este territorio, tal y como adelantó EL DÍA en aquel momento. Ahora Los Llanos ha incorporado a su territorio, por lo menos sobre el papel en el que se ha redactado el PGO que acaba de salir a exposición pública tras ser aprobado inicialmente por el Pleno llanense, el núcleo poblacional de Amagar como parte del término municipal que se ordena con este documento.

Evidentemente, la respuesta de Tijarafe ha sido inmediata, ya que esta misma semana, según ha po-dido saber esta redacción, el consistorio que dirige Marcos Lorenzo ha presentado una alegación por escrito contra esa acción administrativa ejecutada por la corporación presidida por Juan Ramón Rodríguez Marín. Lejos de frenar la pugna administrativa, el conflicto se ha recrudecido.

Voluntad para arreglarlo.- Sin solución concreta a la vista, aunque desde sendas alcaldías se ha mostrado siempre la voluntad de intentar llegar a acuerdos para arreglar esta diferencia, lo que cada cual reclama sobre el papel (que no en declaraciones públicas) no ha cambiado en todo este tiempo. Para Los Llanos, el cierre de su lindero por el extremo Norte del municipio está definido por una línea virtual recta que une dos puntos concretos colocados en el mo-mento de la creación de los municipios de El Paso y Tazacorte en la parte alta de la ladera que ocupa Amagar, por lo que este núcleo, casi en su totalidad, queda dentro de su territorio.

Sin embargo, Tijarafe simplemente se remonta a los linderos originales en el fondo del ba-rranco, constituidos con la creación de los municipios de la Isla, una argumentación que viene avalada por un documento elaborado en aquella época por el Cabildo. Lo curioso es que bajo este planteamiento, el barrio de El Puerto (Tazacorte) y la zona de Tenerra (El Paso) también estarían incluidas en este municipio, aunque no hayan planteado reclamaciones.

En la descripción realizada dentro del PGO de Los Llanos para definir los límites de la localidad, esta zona aparece dentro del municipio, pero no se recogen actuaciones para desarrollar en la misma, como si ocurre con otros espacios. Mientras, Tijarafe re-clama que se bordee la plataforma de Amagar como la manera más lógica para acabar con el conflicto. Dos posturas encontradas que ha-cen prever que todo seguirá igual, digan lo que digan los planes generales. La posibilidad de evitar nuevas diferencias sigue en manos de los gestores de ambas localidades. Por lo que comentan extraoficialmente, existe voluntad de acuerdo, pero los años pasan y las reclamaciones permanecen.