Santa Cruz de Tenerife

Políticos y empresarios luchan por "adueñarse" del ocio nocturno

El "golpe de autoridad" del Ayuntamiento de Santa Cruz se plasmó esta semana en el cierre de 5 terrazas y otras tres para el miércoles próximo. Algunos cargos públicos evidencian su "debilidad" según el color político del empresario.
ÓSCAR MARTÍN, S/C de Tfe.
6/abr/08 20:07 PM
Edición impresa

Los "dueños" de la noche santacrucera han vuelto a convertirse en noticia. Esta semana se han topado con un golpe de autoridad por parte del Ayuntamiento de Santa Cruz en aras de cumplir con la legalidad: el precinto de algunas de las terrazas habilitadas en el exterior de sus ne-gocios, afectando, principalmente, al nuevo corazón de marcha chicharrera: La Noria.

Las "viejas glorias" de la avenida Anaga.- Pero la época recuerda quizás a aquellos tiempos atrás donde los empresarios protagonizaban una batalla vecinal en la que fue la arteria de la marcha: la popular avenida Anaga, oficialmente avenida Francisco La Roche. Y topó con un hombre "con sueño" que se convirtió en la pesadilla de otros: Felipe González de Mesa, el hermano del ex concejal del PP de Santa Cruz (2003-07), el letrado Ramón González de Mesa. El primero decidió "atacar" a la fiesta nocturna, creó la llamada plataforma contra el ruido y, finalmente, "durmió" al sector del ocio. Sin embargo, y pese a la larga y conflictiva batalla, los emprendedores de antaño, es decir, "viejas glorias" como Jesús Zárate, Ignacio Zerolo, Pedro García San Juan, Luis Lerín, Carlos Quintero o el trío compuesto por Eduardo Echeto, Manuel Ángel Páez y Jorge Quintero huyeron de otra ubicación. Mientras algunos sabios optaron por apartarse de la madrugada, otros, sin embargo, vi-vieron, aunque en otros puntos de la ciudad, auténticos tormentos con la justicia. Éste es el caso, por ejemplo, de Rebeca Peña, hija de un conocido empresario tinerfeño ligado al entorno del PSC en la Isla y propietaria del H2O, que se vio obligada a cerrar su local situado en las inmediaciones de la plaza de Weyler tras la denuncia de un "anónimo" vecino. Sin embargo, y para la sorpresa de Peña y su socio Santi Díaz -al final acabaron por separarse- conocían al "inquilino de arriba". Se trataba de uno de los hijos de Victoriano Ríos, histórico dirigente de CC.

Las nuevas caras de la patronal de la noche.- Pero los más jóvenes se disponían a buscarse la vida. La marcha chicharrera estaba en vías de desaparición. Así, los emprendedores, a los que luego se les unen nuevos nombres, sobrevolaron la ciudad a la desesperada en busca de la supervivencia y, en la actualidad, se han posicionado. Carlos Quintero, Eduardo Echeto, Miguel Ángel Páez, Diego Rombolá, Antonio Sáez, Javier López, José Luis Langa, Rafael Plañol y otros tantos son los nuevos hombres del negocio capitalino.

En fechas próximas a las últimas elecciones municipales (27 de mayo), estos empresarios se mueven en busca de apoyos políticos y dan con una figura de rostro conocido que quizás les podría tender la mano.

Pulso Bermúdez-Llanos.- No es otro que José Manuel Bermúdez, vicepresidente del Cabildo de Tenerife y presidente del comité local de CC, y aspirante a la Alcaldía de Santa Cruz. Se aproximaron los comicios, Bermúdez aún no sabía que sus aspiraciones se iban a truncar. En el camino transitaba un posible adversario en la capital, su ex compañero de Gobierno en el Cabildo, Ángel Salvador Llanos Castro, el "pibe" de Ofra.

Los jóvenes de la noche, encabezados por Quintero, amigo personal de Bermúdez, "seducen" al político de CC y, en un encuentro organizado por el comité local nacionalista que tuvo lugar en el parque César Manrique, un destacado grupo de empresarios plantea la necesidad de que la ciudad cuente con un impulso. "Se estaba muriendo, y había que hacer algo", afirman desde este sector de empresarios. Bermúdez, Zerolo y Atienzar -ex concejal de la Sociedad de Desarrollo- atienden poco a poco a los emprendedores y les invitan a que presenten un proyecto serio para unir al empresariado en una misma causa: las noches de Santa Cruz. Y así fue. Pero las cosas políticamente, y para la desgracia de Bermúdez, se tornaron en su contra.

El día que Zerolo truncó las aspiraciones de Bermúdez.- Estalló el llamado "caso de Las Teresitas" y Zerolo se autoproclamó candidato a la Alcaldía. Hay que hacer campaña y la noche se convierte, por qué no, en una cesta de votos. Bermúdez, que a pesar de todo seguía siendo presiente local, se deja ver por la noche y acude al Musa, pues allí está su otro amigo de confianza, Rafael Plañol, sociopropietario del local. Pero Llanos no quiere ser menos. Hay que hacer campaña también entre los más jóvenes y ganarse a los "popes" de la noche. Y sacarse la foto. Aterriza igualmente en el Musa de la mano de otro de los socios: el economista Fernando Ruiz Lecuona, a quien ya como primer teniente de alcalde coloca como gerente de su Sociedad de Desarrollo de la capital tinerfeña.

El destino.- Las urnas hacen que el 27 de mayo pasado CC pierda la mayoría absoluta. Hace falta pactar con un PP liderado por Llanos. En una cena celebrada en un restaurante de Tacoronte se acuerda la gobernabilidad de la capital de provincia. Lo hacen en un tiempo récord: Llanos, audaz y listo, exige Fiestas, Deportes, la Sociedad de Desarrollo, la dirección de dos distritos, casi la mitad de las tenencias de alcaldía...

Y mientras, Quintero y compañía se llevan las manos a la cabeza. Llanos, conocedor de la afinidad del joven empresario con José Manuel Bermúdez, comienza, según las fuentes próximas a la Sociedad de Desarrollo, a cerrar puertas en el organismo que genera la actividad del ocio y la restauración de la ciudad. Ángel Llanos se hace con el mando de "Santa Cruz + Viva" y las cosas toman un rumbo bien diferente a lo que en principio se "fraguaba".

Pero la idea inicial planteada con Bermúdez coge poco a poco ca-mino y los empresarios crean OICO (la asociación de ocio y restaturación) y, conjuntamente con el Gobierno Canario, el Cabildo y el ayuntamiento, acuerdan destinar un millón de euros para reactivar el sector. Y es Llanos quien rentabiliza y gestiona la inversión.

Carlos Quintero es el presidente del nuevo colectivo empresarial y Eduardo Echeto, hombre que comparte alguna aventura empresarial con el socialista Domingo Medina, asume la vicepresidencia de la asociación. Las cosas comienzan a tomar otro rumbo. Llanos hace suyo el programa "Santa Cruz + Viva" y Carlos Quintero se siente desplazado, quizás porque Llanos lo asocia a Bermúdez.

Desencuentro Llanos-empresarios.- Según fuentes de los dos sectores, aparecen entonces los primeros desencuentros por las formas de encaminar el proyecto de dinamización. Los empresarios mantienen que el líder popular toma decisiones sin contar con su opinión.

El gran detonante, añaden, surge cuando Ángel Salvador Llanos decide trasladar algunas actividades hacia las afueras de la ciudad y celebra el concierto de Chambao en Barranco Grande. Según cuentan, el plan sólo estaba contemplado para zonas como La Noria, el Bulevar, La Rambla o San Andrés. Pero por si fuera poco, en verano Llanos retira el concierto de Malú que se celebra gracias a la Dirección General de Comercio -bajo el manto protector de CC-, Fauca y Zona Centro.

El primer teniente de alcalde y concejal de Economía y Hacienda se enfrenta a la "desconfianza" de este grupo de empresarios liderado por un hombre de Bermúdez. No obstante, un nuevo nombre co-mienza a sonar en medio de la "lucha" a dos bandas: Javier Rolo, dueño de la empresa que produce gran parte de los eventos musicales que organiza la Sociedad de Desarrollo. Este empresario regenta, a su vez, otro local de la noche chicharrera, el llamado GIO, ubicado en el Parque Marítimo de Santa Cruz, y donde incluso Ángel Llanos y sus "chicos", su personal de confianza, han celebrado cumpleaños o algún otro encuentro festivo.

No hay más remedio.- Con el paso del tiempo no había más remedio que arrimarse a Llanos, pero también a Bermúdez. Los empresarios, conocedores de que la "marcha" no está en su mejor momento, han decidido unirse en un frente común y, en principio, se embarcan con el proyecto que actualmente se apodera de algunas zonas de la ciudad para reactivar el ocio y la restauración.

No saben, no le preguntan.- Otros se quedan en el camino: los empresarios que representa la Fecao (la Federación Canaria de Ocio y Servicio), presidida por preside José Antonio Santana. Desde este otro sector se han venido quejando de que "no se nos tiene en cuenta". Se quejan porque zonas como El Chapatal, Salamanca o el Toscal están abandonadas.

"Todo se concentra en los establecimientos afines a Llanos", afirman. Los empresarios luchan por impulsar el sector a costa de jugarse su capital; los políticos pelean por recuperar la ciudad perdida hace ya algunos años.

Para ello, las "fuerzas vivas" políticas entran en la noche y controlan, en cierta medida, los movimientos empresariales del ocio. Y más aún cuando se han convertido en un importante foco de votos.