Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Varios estados de Venezuela se quedan sin electricidad leer

Los propietarios de Las Huertas paran otra vez las obras de urbanización

Los vecinos que se dicen dueños de los terrenos de la trasera de Las Teresitas reclaman la propiedad de las parcelas afectadas por esta urbanización, contra la que mantienen abierto un contencioso. Ayer pararon, por segunda vez en dos semanas, el intento de la contrata de retomar los trabajos del viario al campo de fútbol.
IZQUIERDO/VIZOSO, Tenerife
12/jun/08 1:20 AM
Edición impresa

Cerca de una veintena de los vecinos que se dicen dueños de las 32 parcelas en litigio que componen el espacio del Valle de Las Huertas, en la parte trasera de la playa de Las Teresitas, impidieron ayer, por enésima vez, que la maquinaria de la contrata que pretende ejecutar esta actuación entrara en sus terrenos para empezar una de las fases de los trabajos.

Desde la siete de la mañana se concentraron en el lugar de la discordia los afectados, aquellos del grupo de 90 a los que se lo permitió su situación laboral, y que decidieron desde el primer momento plantar cara a las tres palas mecánicas que se disponían a desarrollar los primeros pasos para acondicionar el viario que está previsto en la actuación.

Silvia Díaz, una de las que se dice dueña de una parcela de Las Huertas, señaló ayer que la voluntad de este colectivo "es no dejarlos avanzar", pues aclaró, de manera tajante, que "no les vamos a permitir que entren con las palas a nuestros terrenos".

Díaz, que se encontraba con otros afectados en una rudimentaria construcción de madera que han ubicado en una de las parcelas y que utilizan como "cuartel general y atalaya" desde la que divisar el amenazante avance de la maquinaria, dijo que "no entrarán en los terrenos que son nuestros para hacer el viario" y advirtió de que "aquí seguiremos montando guardia todo el tiempo que haga falta".

La constancia de este colectivo y el éxito que han tenido en ocasiones anteriores dio su fruto después de tres horas de pacífica pero decidida oposición y resistencia a la voluntad que tenían los operarios de la maquinaria. Alrededor de las 10:00 horas, un encargado de la obra se dirigía al grupo de propietarios para decirles que ya podían deponer su actitud, porque la empresa había dado instrucciones para que se retiraran las palas mecánicas.

Sin embargo, no aclaró cuándo se volvería a afrontar otra nueva intentona, en una clara muestra de que cada una de las partes en litigio juega su estrategia.

No se mueve nadie

En una breve conversación entre los propietarios y el representante de la empresa, los primeros le agradecieron el gesto, pero también le advirtieron de que de allí no se irían. Es más, aseguran que no dejarán de estar pendientes de cualquier movimiento, pues explican que la realización del viario afecta a sus propiedades, "al tratarse de una distribución dispersa de parcelas, en la que se intercalan las de la junta y las nuestras".

En este sentido, el principal temor que demostraron ayer los vecinos de las parcelas es que el propósito de la empresa era empezar a ejecutar el viario en dos zonas diferentes, "lo que implica que para acceder a algunas de ellas, se verían claramente afectadas las nuestras". Los vecinos requirieron a primera hora de la mañana presencia policial, una petición que se vio cumplimentada cuando se personó en el lugar y solicitó la documentación a los representantes de la empresa.

Esta férrea oposición al paso de las palas mecánicas comenzó ahora hace un año, y la última vez que estos vecinos se interpusieron entre las máquinas y sus tierras fue hace tan solo una semana, coincidiendo estos periodos con la primera detención por el caso de Las Teresitas y las tres declaraciones e imputaciones de los miembros de la Junta de Compensación, aspecto del que estos propietarios no quisieron comentar, "pues preferimos mantenernos al margen".

Además, señalaron que no tenían conocimiento de qué tipo de trabajos se iban a realizar en la mañana de ayer, pues explicaron que esa es una cuestión que le concierne al ayuntamiento, pues dijeron que "los que están trabajando sabrán lo que tendrán que hacer, pero nosotros nos dedicamos a impedir que toquen ni una sola piedra de nuestros terrenos, mientras que en los suyos podrán hacer lo que quieran". Al impedir el paso de la maquinaria, frenan el acceso a parcelas de Mapfre, ya que están intercaladas con las de estos propietarios, que tendrían que atravesar necesariamente.

urbanismo

Reverón: "Pueden continuar"

Por su parte, la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz, Luz Reverón, dijo ayer que el proyecto de urbanización del Valle de las Huertas está de acuerdo con la legalidad, "lo que no significa que los técnicos no sigan estudiando, para ver si en algún momento existe la posibilidad de la paralización".

La responsable municipal recordó que siempre le ha dicho a los vecinos que "a día de hoy tengo un informe técnico que dice que se puede continuar con la ejecución de las obras", pero precisó que "el día que un informe jurídico diga que se tiene que parar, se hará".