Santa Cruz de Tenerife

Un canario que quiere ser oro en sumas

Salvador Bisshopp va "a por todas" en el tercer Campeonato Mundial de Cálculo Mental y aspira al oro en suma y a una medalla en multiplicación.
MIGUEL GÓMEZ, Tenerife
29/jun/08 1:00 AM
Edición impresa

En un momento en que el deporte ocupa portadas de periódicos y está en boca de todos gracias a la brillante actuación de la selección española de fútbol en la Eurocopa de Austria y Suiza, un canario se dispone a participar en una competición que, pese a no despertar la misma expectación, requiere no menos concentración y exigencia: el Campeonato Mundial de Cálculo Mental, que se celebra el martes también en Centroeuropa, en este caso en la ciudad alemana de Leipzig.

Se trata de Salvador Bisshopp, un lagunero conocido principalmente hasta ahora por su dedicación al periodismo deportivo -fue, entre otras cosas, jefe de prensa del CD Tenerife-, pero que recientemente ha destacado por una habilidad insospechada: la de realizar operaciones matemáticas de gran dificultad en tiempo récord.

Ésta será la segunda participación de Salvador en este torneo. Debutó en la anterior edición, en 2006, y los resultados, teniendo en cuenta que se trataba de un novato, no pudieron ser mejores: obtuvo la medalla de bronce en la prueba de suma. En esta ocasión, sus aspiraciones son más elevadas y se ha propuesto obtener la victoria en suma y subir al podio en multiplicación, una prueba a la que se presenta por primera vez.

"En 2006 quedé tercero sin apenas entrenar y esta vez voy muy preparado, lo que me hace concebir esperanzas de que puedo ganar", dice el tinerfeño que, de cualquier manera, es consciente de la dificultad que entraña un campeonato de estas características. "Es un mundial -recuerda-, y el nivel es muy alto".

Los grandes rivales de Salvador Bisshopp son el peruano Arturo Mendoza, que en la última edición del torneo se proclamó campeón de sumas, y el asturiano Alberto Coto, que resultó ganador en la modalidad de multiplicación. La actitud de este último, un auténtico "artista" de la promoción que en su página web se autodefine como "la mente más rápida del mundo", no termina de agradar a Salvador.

"Hace poco estuvo en televisión y dijo que en el campeonato habría dos españoles: él y un amigo que compite en raíces cuadradas. Como si yo no existiera", comenta. Por esta razón, además de la victoria, Salvador se cifra un segundo objetivo: superar a Alberto Coto para ser el primer español del torneo.

Curiosamente, fue el asturiano el responsable indirecto de que Bisshopp se decidiese a presentarse a este tipo de certámenes. "Unos amigos lo vieron en televisión y, sabiendo que yo tenía facilidad para el cálculo, hicimos una prueba y comprobamos que yo era casi tan rápido como él. Después supe de la existencia del Mundial y me presenté".

Las aspiraciones de Salvador Bisshopp no se detendrán tras la prueba del martes. En el próximo torneo pretende concurrir a todas las modalidades -raíces cuadradas y cálculo de fechas, además de suma y multiplicación-. Además, mañana, víspera del campeonato, participará en un espectáculo de exhibición titulado "Calculadoras contra calculadores", en el que tratará de batir el récord Guinness de sumas. Lo consiga o no, lo innegable es que Salvador tiene un don y está dispuesto a demostrarlo.