Santa Cruz de Tenerife
RECUPERANDO LA MEMORIA (32) JOSÉ V. GONZÁLEZ BETHENCOURT

Manuel Vázquez Moro, último gobernador civil de la II República

3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

EN CANARIAS, tras la sublevación militar del 18 de julio de 1936, los dos gobernadores civiles, ambos de Izquierda Republicana, fueron cesados fulminantemente y detenidos. En Las Palmas de Gran Canaria, Antonio Boix Roig fue conducido a prisión, lo mismo que Manuel Vázquez Moro en Santa Cruz de Tenerife. El primero, condenado a muerte, verá conmutada la máxima pena, pero el segundo será fusilado el 13 de octubre de 1936, al igual que la mayoría de gobernadores civiles que el 18 de julio de 1936 pertenecían al Gobierno de la II República, asesinados en un plazo muy breve. En todos los casos, la brutalidad de los militares sublevados llega a cotas impresionantes y desproporcionadas, alcanzando a familiares, amigos y correligionarios sin distinción alguna, teniendo como única explicación la orden superior de exterminio de los más involucrados y leales con la II República.

Los cambios de gobernadores civiles en la provincia de Santa Cruz de Tenerife durante los cinco escasos años de la II República fueron muy frecuentes, lo que se explica por la época tan convulsa que aquella tuvo que sufrir, de tal manera que fueron once los gobernadores que se sucedieron en esos años, y así, por ejemplo, hubo uno que sólo se mantuvo cinco días, Rufino Blanco Fombona, del Partido Republicano Radical, nombrado el 14 de septiembre de 1933. El primero de ellos, Enrique Izquierdo Jiménez, también del Partido Republicano Radical, fue nombrado el 22 de abril de 1931 y cesó el 19 de julio del mismo año. El último, Manuel Vázquez Moro, piloto de la Marina Mercante y teniente de Complemento, fue gobernador desde el 5 de marzo al 18 de julio de 1936. Antes había sido alcalde de Jerez de la Frontera (Cádiz), y al llegar a Santa Cruz de Tenerife anunció: "Traigo el propósito de verificar una detenida visita a los pueblos de Tenerife para de cerca hacerme cargo de sus problemas. Asimismo, en cuanto me sea posible, iré a visitar las islas de La Palma, Gomera y El Hierro, con igual finalidad".

En los escasos meses que fue gobernador difícilmente pudo atender los problemas de todos los pueblos de la provincia, como tampoco conoció el alcance de la conspiración que muy cerca del Gobierno Civil, situado entonces en el Palacio de Carta de lo que es hoy la plaza de La Candelaria, tramaba Francisco Franco en Capitanía General de la plaza Weyler, que meses más tarde aprobaba su pena de muerte con 35 años de edad, tras Consejo de Guerra por "delito consumado de rebelión militar", junto con Isidro Navarro López, de 26 años, secretario del Gobierno Civil, Domingo Rodríguez Sanfiel, de 33 años, presidente del Círculo de Amistad XII de Enero, y Francisco Sosa Castilla, de 26 años, que fueron llevados ante el piquete de fusilamiento a las 06:00 horas del 13 de octubre de 1936, y en concepto de responsabilidad civil el abono solidario y mancomunado de quince mil pesetas a la familia del soldado muerto Santiago Cuadrado Suárez, y veinticinco mil pesetas al Estado. Formaron parte del Consejo de Guerra, celebrado en Santa Cruz de Tenerife, Antonio Alonso, Salvador Acha, José Rodrigo Vallabriga, José Cáceres, Eduardo Callejo, Anatolio de Fuentes y Agustín Piñol, y era comandante general de Canarias Ángel Dolla Lahoz.

jvicentegbethencourt@yahoo.es