Santa Cruz de Tenerife

Gloria Estefan se reafirma en su sueño de poder cantar "en una Cuba libre"

La intérprete caribeña, que el próximo viernes desembarca con su gira "90 Millas" en el Estadio de Tíncer, asegura que "nunca he jugado a la política, pero me gusta decir lo que siento", admite la reina del pop latino. "Lo único que espero cuando llegue a Tenerife es poder sentir que estoy actuando en casa", elogia la musa.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/sep/08 7:21 AM
Edición impresa

Acaba de cumplir los 51 y sigue transmitiendo la fuerza que "descorchó" hace 30 años, cuando se puso por primera vez delante de un micrófono. Entonces, Gloria solamente era una pieza más de Miami Sound Machine y aún no conocía a uno de los pilares más sólidos de su vida, Emilio Estefan. "Él (por su marido) me ha traído suerte", añadiendo que "ha tenido mucha paciencia conmigo". La cantante cubana aterrizará el próximo viernes -de la mano de LM Producciones- en la capital tinerfeña con su gira "90 Millas", un espectáculo que, según ella, reúne muchísimos sentimientos hacia la tierra en la que nació.

Gloria Estefan, con 90 millones de discos vendidos desde la salida al mercado de "Cuts Both Ways" (1989), asegura que está deseando volver a Canarias, "un lugar donde siempre recibí amor", elogió.

"Cuando paseo por las calles canarias miro sus casas y colores y pienso en donde nací", señala segundos antes de puntualizar que esa sensación es porque "los canarios tienen el mismo sabor tropical que tienen los cubanos. En este sentido, cuando vengo a las Islas me siento muy cómoda", dijo la ex de Miami Sound Machine.

"La siento muy cerca"

Gloria, que no venía por España desde hace 11 años, puso en marcha el pasado viernes en Zaragoza una gira muy esperada. "La música es una catarsis. De niña, en lugar de irme a mi habitación a llorar por los problemas que tenía a mi alrededor, prefería coger la guitarra y tocar antiguas canciones cubanas". En "90 Millas" hay reminiscencias de una juventud en territorio estadounidense. "En Canarias quiero sentirme como en casa".

Y es que la cubana nunca renunció a sus raíces. "Tengo un cerebro más americano y un corazón latino; todos somos una mezcla de todo", insistió. La esposa de Emilio Estefan reconoce que "nunca he jugado a la política, pero siempre he dicho lo que sentía en ese instante". En este punto, la habanera confiesa que todavía le queda un sueño por cumplir. "Sé que tengo la necesidad de volver para actuar en una Cuba libre... Es un deseo que espero hacer realidad", reiteró.

De vuelta a la que será su única actuación de este año en Canarias, la que en su día calificaron como la Madonna del pop latino aprovecha la ocasión para confesar un capricho. "Tenía ganas de volver para comer papitas arrugadas. Es un sitio que tengo marcado en mi agenda porque me siento bien tratada por el público canario. Es una tierra que la siento muy cerca por el acento, la gente que viajó de un lado a otro, el trato tan cálido que me dieron siempre.., Repito, es la sensación de cantar en casa".

El calor de los espectadores es, sin duda, la mejor recompensa que se puede llevar Gloria Estefan cada vez que se sube a un escenario. "La mejor manera de disfrutar es con la música en vivo. Como artista, lo que me fascina es la conexión que se crea entre los músicos y los que están abajo. El amor que nos brindan es lo que da sentido a todo lo que hacemos", explicó. Eso sí, la cubana es rotunda cuando dice que "vive el presente sin preocuparse por el futuro". Puede que haya sido una de las lecciones que aprendió en el arranque de la década de los noventa a partir de un grave accidente de tráfico. A partir de aquella tragedia, Estefan mostró un gran espíritu de superación con "Mi Tierra".