Santa Cruz de Tenerife

El Cristo convierte hoy la ciudad en centro insular de la fe

Miles de personas venidas desde todos los puntos de la Isla llegarán hoy a La Laguna para acompañar al Cristo, tanto en la procesión de por la mañana del retorno a su santuario como en la noche, cuando se trasladará hasta la iglesia de La Concepción y luego a la plaza de San Francisco para recibir los fuegos.
D. BARBUZANO, La Laguna
14/sep/08 7:21 AM
Edición impresa

El Cristo de La Laguna convertirá hoy a la ciudad en la capital de la fe, ya que, tanto de Tenerife como de otras islas, acudirán miles de personas para acompañarlo en su día grande, tanto en la procesión de por la mañana del retorno a su santuario como en la noche, cuando se trasladará hasta la iglesia de La Concepción y luego a la plaza de San Francisco, para recibir en dichos puntos los tradicionales fuegos de la torre y de El Risco, respectivamente.

El inicio de los actos están previstos para las 10:00 horas con la procesión cívica militar, en la que el Pendón Real será trasladado desde las Casas Consistoriales a la parroquia matriz de Nuestra Señora de La Concepción, con la asistencia de las corporaciones municipales de La Laguna y Santa Cruz y las primeras autoridades civiles y militares.

Representante del Rey.- A las 11:00 horas, en la plaza de La Concepción, una vez que haya llegado el Pendón, tendrá lugar la llegada del representante del Rey de España, Esclavo Mayor Honorario Perpetuo, que este año ostentará el presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro Cordobez, quien pasará revista a las tropas en formación frente a la citada iglesia.

El Esclavo Mayor de la Esclavitud, Francisco González de Aledo y Buergo, le entregará el bastón de plata de dicha formación religiosa, y en la puerta de La Concepción será recibido por el obispo de la Diócesis de Tenerife, Bernardo Álvarez, acompañado del Cabildo Catedral.

Interior del templo.- Ya en el interior del templo dará comienzo la solemne celebración de la eucaristía, presidida por el prelado nivariense y predicando el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio.

La parte musical correrá a cargo de los coros del Orfeón "La Paz" y "Epifanía", dirigidos, respectivamente, por Juan Ramón Vinagre Delgado y María Vianney Contreras Díaz.

Al final, el Cristo saldrá de La Concepción y se dirigirá hacia su santuario, en medio de unas calles desbordadas por el público, con reposteros de damasco en determinadas casas señoriales, y banderas de España y de Canarias que el ayuntamiento ha puesto en determinados lugares del centro histórico de La Laguna.

Llega la noche.- Una vez entrada la noche, el Cristo volverá a salir en procesión, con paradas en los conventos de Santa Clara y Santa Catalina, y llegando hasta La Concepción, donde recibirá la ofrenda de unos fuegos artificiales, concluyendo la procesión cuando la venerada imagen llegue a la plaza del Cristo, porque en ese momento tendrá lugar, como desde hace muchísimos años, la gran exhibición pirotécnica de El Risco de San Roque.

El Cristo de La Laguna y sus fiestas ha recibido este año muchos elogios en los programas del ayuntamiento y de la Esclavitud. Para el obispo, Bernardo Álvarez, su vida es Cristo, mientras que el Esclavo Mayor, Francisco González Aledo, afirma que la "la Cruz es señal de misericordia, esperanza, amparo, salud, perdón y paz".

El rector del Santuario.- El rector del Santuario, Francisco González Ferrera, se dirige a la población en los siguientes términos: "¡Laguneros! Cristo da más. Es más, se ofrece todo. Es todo".

El turno de palabras lo cierra la alcaldesa de San Cristóbal de La Laguna, Ana Oramas, quien afirma que "el mes de septiembre es diferente desde que llegó a este rincón atlántico su Crucificado moreno. Están ahí las fiestas grandes de La Laguna, las que dan cuerpo al sentir unívoco de toda una ciudad y allanan el camino y dan la bienvenida a los peregrinos y devotos venidos desde cualquier lugar de Canarias".