Santa Cruz de Tenerife
TAL CUAL PABLO PAZ

La apuesta de Canarias por un turismo sostenible

11/nov/08 7:24 AM
Edición impresa

ESTE AÑO, el día mundial del turismo, que se celebró el pasado día 27 de septiembre en Perú, ha estado dedicado especialmente a todo lo relacionado con el medio ambiente. La propia Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha reconocido la necesidad y la conveniencia de dirigir todas las directrices y principios que emanan de su propia organización hacia la conquista de un turismo sostenible como vehículo apropiado para hacer frente al reto del cambio climático.

Nuestro turismo, el turismo canario, debe apostar en esa dirección; ya que es más que obvio que dicha clase de turismo nos puede aportar grandes ventajas y beneficios; no sólo en el ámbito socioeconómico, sino en el plano naturalista y cultural, ya que podemos lograr mantener la calidad ambiental logrando convertir nuestras Islas en un "destino refugio" que proporcione cobertura vacacional manteniendo, a la vez, un alto nivel de satisfacción de los visitantes; repercutiendo al final dicho beneficio entre todos los ciudadanos canarios.

Es un hecho que el turismo de masas sólo ocasiona -nos ha ocasionado ya- disgustos con respecto a la conservación de nuestra cultura, nuestras costumbres, nuestro medio ambiente; además, el desarrollo de este turismo sostenible no deja de ser una necesidad que demanda el propio visitante; un visitante cada vez más informado y exigente; el cual se ha convertido en un nicho de mercado esperanzador para Canarias. Son turistas que buscan nuevos retos, nuevas ofertas: senderismo, cultura, naturaleza, gastronomía?, en definitiva, vivir en contacto con la naturaleza, impregnándose de su sabiduría y encanto, pero sin renunciar a las comodidades a las que habitualmente están acostumbrados.

No obstante, la propia OMT ha advertido del peligro que puede suponer no poner límites a una sobreoferta hotelera que ha empezado a dañar al propio sector. Debemos pensar, pues, en lo que somos, y en lo que hemos conseguido, y en lo mucho que nos jugamos si no ponemos freno al crecimiento desmedido y a la pura y dura especulación de nuestra propia oferta alojativa.

Es un hecho que la experiencia y la historia han demostrado que el turismo canario es un modelo a tener en cuenta por su continua valía y singular éxito. Para algunos mercados, los diferentes fenómenos naturales y los continuos atentados y guerras han significado un retroceso, favoreciendo, en cambio, a otras zonas menos "afectadas y contaminadas" por la violencia y la sinrazón globalizada y, en cambio, más resguardadas, cómodas y sobre todo más seguras, política y climatológicamente hablando. El éxito de nuestro turismo tiene mucho que ver con ese buen hacer; con nuestra singular idiosincrasia, y con la confianza que nosotros transmitimos hacia el exterior.

Esa misma confianza que nos convierte en un "destino refugio o preferente" nos proporciona una oportunidad que no podemos ni debemos obviar; ni, aún menos, menospreciar. Es necesario trabajar duro y ser conscientes de que en estos momentos existen sectores, no sólo en posiciones de demanda, sino de oferta. Sectores que no sólo controlan la parte alojativa, sino las compañías aéreas y los operadores turísticos que son, en definitiva, quienes deciden sobre el destino de los clientes.

Nuestro futuro no está escrito, ni mucho menos. Lo elaboramos cada día haciendo frente a nuestros propios retos como mejor sabemos y podemos; por ejemplo, no abandonando a su suerte las zonas y establecimientos turísticos que se hallen desfasados u obsoletos; segmentando en lo posible los mejores y los más atractivos productos del mercado, como lo puede ser el agroturismo: una oferta distinta, interesante y novedosa de lo que muchos han comenzado a llamar ecoturismo; elevando la calidad de nuestra oferta; apostando por las nuevas tecnologías, completando y manteniendo adecuadamente nuestras infraestructuras; planteando una única oferta cultural, optimizando la conectividad, tanto aérea como marítima; potenciando la formación en relación al sector turístico y en el sector servicios, abarcando en lo posible todas las categorías y niveles; a la vez que es fundamental concienciar a los canarios del valor educativo, de la importancia laboral y de la repercusión social que tienen las profesiones relacionadas con dichos sectores.

El turismo sostenible es un objetivo deseable y necesario para cualquier territorio, pero mucho más lo es para un escenario tan hermoso, pero limitado y vulnerable, como lo es el nuestro. Conseguirlo sólo es posible si los canarios nos lo creemos y apostamos por él con decisión, esfuerzo, sacrificio y trabajo. De no hacerlo así, no sólo estaremos limitando y poniendo en riesgo nuestro pan de cada día, sino el pan de las generaciones futuras.

macost33@hotmail.com