Economía

La Enramada será el modelo a seguir para las nuevas playas de la Isla

Turismo de Tenerife elabora junto al Ayuntamiento de Adeje los pliegos administrativos para la concesión de los servicios y equipamientos de este entorno, en los que se primará la calidad y el diseño. La segunda fase incluye la construcción de un paseo marítimo de 500 metros, obra que se prevé adjudicar este año.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/feb/09 7:36 AM
Edición impresa

La Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Adeje y Turismo de Tenerife trabajan de manera conjunta en la redacción de los pliegos para la concesión administrativa de los servicios de la playa de La Enramada, que "será el modelo a seguir a partir de ahora para todas las que se vayan creando o remodelando en la Isla", según destaca el vicepresidente primero del Cabildo, José Manuel Bermúdez.

La Enramada, que se ubica entre las playas del Duque y La Caleta, es la última que se ha incorporado a la oferta de la Isla, después de ser objeto de una profunda remodelación.

Las obras de acondicionamiento, que culminaron a finales de 2008, consistieron fundamentalmente en la sustitución de los callaos por arena procedente de un dragado efectuado en Los Cristianos y del machaqueo y cribado de la propia piedra de la playa.

Bermúdez explica que, "en primer lugar, a nosotros nos hubiera gustado que la arena hubiera sido extraída del mar o de algunos puntos del norte de África", aunque matiza que, según los expertos, "con el paso del tiempo, el efecto de las mareas hará que se vaya haciendo cada vez más granulada".

En cualquier caso, el también titular del departamento de Turismo y Planificación del Cabildo argumentó que "la playa ha quedado como nueva".

Al respecto, apunta que "igual que la Isla se ha posicionado a gran nivel en materia alojativa con los hoteles de lujo, también nos interesa que el resto de servicios que ofrezcamos a nuestros visitantes sean igualmente de cinco estrellas, y en ese apartado tienen un papel fundamental las playas".

El proyecto sufragado por la Dirección General de Costas contó con una partida total de 550.000 euros, con los cuales se ha logrado un cambio radical de la playa, que cuenta con una longitud de 275 metros y una anchura de 30, lo que representa una superficie aproximada de 9.000 metros cuadrados que está reabierta al público desde hace unos meses.

Igualmente, con esta actuación se ha facilitado el acceso al mar, que "antes era prácticamente inviable", según recalca el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Adeje, Miguel Ángel Santos.

Dentro de las acciones, que fueron acometidas por las empresas Tragsa y Áridos Herrera, se incluyó la supresión de un estrato vegetal de tres metros de espesor que afectaba al área de baño.

El siguiente paso en la regeneración de este enclave será "la contratación de los servicios de temporada a través de un concurso público por el que el ayuntamiento quiere dotar a la playa de hamacas, sombrillas y un kiosco con baños bajo unos criterios de calidad y diseño con un estilo moderno y atractivo para los usuarios", añade Santos.

Reunión con Costas

En cuanto a la segunda fase del proyecto, contempla la ejecución de un paseo marítimo de unos 500 metros que conectará el hotel Costa Adeje H10 con La Caleta y que será acometido por la empresa de ingeniería Clothos.

Precisamente, el lunes está prevista una reunión entre el consistorio adejero y la Dirección General de Costas para analizar la viabilidad del proyecto desde el punto de vista técnico.

De este modo, la previsión del concejal de Turismo es que "la obra se pueda adjudicar a lo largo de este año y que los trabajos estén culminados en 2011".

Asimismo, se instalará un gran parque urbano con espacios verdes y de ocio y un gran mural en el fondo de la playa, junto al talud opuesto al mar, "que comunique al turista los grandes atractivos de Tenerife que no puede dejar de visitar y que se le ha encomendado a un artista de reconocido prestigio en el Archipiélago".

Santos especifica que "en este espacio se está planteando la posibilidad de instalar un anfiteatro que pueda acoger toda clase de eventos al lado del mar".

A su vez, el consejero del Cabildo avanza que "otra de las iniciativas que se están estudiando consiste en ampliar las típicas prestaciones de las playas con novedosos servicios como una guardería, para que los padres que lo deseen puedan dejar durante unas horas a sus hijos mientras disfrutan de la playa".

El Cabildo planea ya acciones similares en otras zonas de la costa tinerfeña, como es el caso de la playa de San Blas, emplazada en el municipio de San Miguel de Abona, que "podría ser la próxima en adaptarse al nuevo modelo del segmento de sol y playa que necesita Tenerife", según apostilla Bermúdez.