Santa Cruz de Tenerife

Sitkovetsky selló la alianza hispano-rusa en el XVI Concierto de Navidad

El maestro de Baku desempeñó ayer el doble papel de director y solista en una cita que, un año más, tuvo como protagonista a la Orquesta Sinfónica de Tenerife. Cerca de veinte mil personas escucharon en la Dársena de Los Llanos del puerto de Santa Cruz las obras de Glinka, Tchaikovski, Albéniz y Rimsky-Korsakov.
UNAS VEINTE MIL
26/dic/09 07:38
Edición impresa
 personas siguieron en directo el concierto de anoche./ M.E.
personas siguieron en directo el concierto de anoche./ M.E.

EL DÍA, S/C de Tenerife

Las culturas musicales de Rusia y de España se hermanaron anoche en la XVI edición del Concierto de Navidad de los Puertos de Tenerife, un espectáculo que se pudo celebrar a pesar de las inclemencias meteorológicas de días anteriores, y que tuvo como protagonistas a la Orquesta Sinfónica de Tenerife y a su flamante director invitado, Dmitry Sitkovetsky, que hizo también las veces de solista a través de su violín Stradivarius.

Era la primera vez en la historia del evento que se daba esa circunstancia (que las facetas de director y solista recayeran en una misma persona) y la primera también en la que la OST no era dirigida por su titular. Tras el bagaje de casi tres lustros acumulado por Víctor Pablo Pérez y el más corto periodo en el que la cita de fin de año ha estado a cargo del actual responsable musical, el maestro chino Lü Jia, Sitkovetsky sentó anoche las bases de su futura colaboración con el conjunto isleño.

Lo hizo con un programa que reunía varios hitos musicales de su cultura natal y continuos guiños a España, país en el que ha desarrollado una intensa labor, como director y solista, a lo largo de las últimas décadas.

Mijail Glinka, que protagonizó no pocas correrías por España en el siglo XIX, abrió la velada con la obertura de "Ruslan y Ladmila", preámbulo mágico al ballet "El Cascanueces", del que se ofrecieron diversos extractos.

En su doble condición de director y solista, Sitkovetsky cantó al invierno con la sección homónima de "Las cuatro estaciones" de Vivaldi.

El centenario de la muerte de Isaac Albéniz motivó un original homenaje, materializado en una de las novedades del programa: los "Dos tangos" del maestro de Camprodón, recreados por el excelente compositor Rodion Shchedrin, amigo de Sitkovetsky.

La España eterna revivió en el célebre "Capricho" de Nicolai Rimsky-Korsakov que dio pasos a las habituales sorpresas y "bombones". Entre ellos no podía faltar el villancico canario "Una sobre el mismo mar", que reunió sobre el escenario a dos voces canarias, Fabiola Socas y José Manuel Ramos.

Las cerca de veinte mil personas congregadas en el Dársena de Los Llanos del muelle capitalino presenciaron en vivo la velada, a pesar del fuerte viento, y que fue emitida por Televisión Canaria para el Archipiélago y que los internautas pudieron seguir a través de los sitios de internet puertosdetenerife.org y conciertodenavidad.org.