Santa Cruz de Tenerife

El Ejecutivo autónomo promoverá un nuevo logo de "Producto de Canarias"

La Consejería de Industria planteará a los sectores primario y transformador la necesidad de mejorar la identificación de los productos locales una vez finalice un estudio sobre su comercialización y aceptación. "Sustituiría" al de "los pajaritos", hoy propiedad de Asinca, que sigue apostando por relanzarlo.
LOS DOS "LOGOS"
1/mar/10 7:49 AM
Edición impresa
 disponibles. A la izquierda, el que indica origen ultraperiférico; a la derecha, el de Asinca./ el día
disponibles. A la izquierda, el que indica origen ultraperiférico; a la derecha, el de Asinca./ el día

JOSUÉ GARCÍA, S/C de Tfe.

El Gobierno autónomo planteará a los industriales del Archipiélago, así como a agricultores y ganaderos, la necesidad de impulsar la marca "Producto elaborado en Canarias", que "sustituiría" al logotipo de los dos pajaritos que se creó hace más de 20 años.

Será una de las propuestas que trasladará la Consejería de Empleo, Industria y Comercio a los sectores primario y transformador en el marco del Observatorio Industrial y Comercial, cuando se presenten las conclusiones de un estudio, que aún no se ha cerrado, sobre la comercialización y aceptación de los productos locales.

El viceconsejero de Industria, Juan Pedro Sánchez, indicó, a preguntas de EL DÍA, que aunque la demanda de esos artículos es alta, "aún hay que trabajar en la marca de productos elaborados en Canarias, que sustituiría a los antiguos pajaritos, que se referían a Productos de Canarias".

Sánchez apuntó que la Unión Europea (UE) "en lo referente a liberalización del mercado es muy radical, y su normativa no permite en muchos casos que la Administración pueda promover un producto por el hecho de que sea fabricado en su territorio".

Pero, matizó, "los consumidores tienen derecho a saber qué artículos están elaborados en las Islas. En ese sentido irá la propuesta que vamos a hacer a todos los implicados, entre ellos la Asociación Industrial de Canarias (Asinca) y los productores agrícolas. La legislación sí permite eso, puesto que el logotipo quedaría en manos de ellos", añadió.

La posición actual de ambos sectores, sin embargo, difiere de la del Ejecutivo. El presidente de Asinca en la provincia tinerfeña, Ramón Villalba, recuerda que la apuesta -a la que no se cierra Sánchez- de los industriales es "reactivar" el "logo" de los pajaritos, que ahora es de su propiedad, tras haber sido compartido con el sector primario y promovido por el Gobierno.

"Antes no había voluntad por parte del resto, así que ahora es una cuestión de Asinca. Lo que pretendemos es relanzarlo, que pueda ser utilizado tanto por asociados como por todo aquel otro que, vía acuerdo, cumpla los requisitos de elaboración y respete los criterios de calidad y seguridad", explica.

Por su parte, la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga) aboga por extender el uso del logotipo que identifica la procedencia de región ultraperiférica (RUP), que ampara y respalda económicamente la UE. "No ha sido plenamente desarrollado, pero seguimos apostando por él", indica el titular de Asaga, Henry Sicilia.

La diferencia entre el símbolo RUP y el de los pajaritos estriba en que mientras que éste prima la transformación en Canarias, centrándose en la defensa de tal "valor añadido" -sostiene Asinca-, el primero exige que el 90% del producto sea de origen local, lo cual ha frenado su utilización.

Sicilia cree que "antes de inventar cosas nuevas, se deben desarrollar las que tenemos. Y la distribución ya advierte de que poner muchos logos en un producto hace que terminen como manchas que el cliente no distingue".

"El de los pajaritos tiene un valor basado en la publicidad que lo promocionó, pero su regulación no se desarrolló adecuadamente; se alejó de su objetivo", añade.

Para Asaga, el símbolo RUP "es una buena alternativa" de la que podría participar el sector industrial "si, teniendo en cuenta la escasez de materias primas, se amplía el abanico de productos que son auténticamente canarios; no se trata de suavizar las normas, sino de adaptarlas a nuestra realidad".