Santa Cruz de Tenerife

Un equipo de arqueólogos buscará en Las Cañadas fosas de la Guerra Civil

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife, el Parque Nacional del Teide y el Ayuntamiento de La Orotava presentarán en junio un proyecto con financiación estatal para buscar restos de represaliados. Se invertirán 60.000 euros en la primera fase de localización de posibles fosas comunes.
RAÚL SÁNCHEZ, Tenerife
23/may/10 07:55
Edición impresa

Un equipo de arqueólogos buscará la posible ubicación de fosas comunes de la Guerra Civil Española en el Parque Nacional del Teide. Según ha podido saber EL DÍA, este grupo de técnicos trabajará durante un año en Las Cañadas para tratar de establecer qué zonas son las más susceptibles de albergar restos de represaliados. El Parque Nacional, el Ayuntamiento de La Orotava y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife (ARMHIT) presentarán en junio este proyecto, que cuenta con financiación del Gobierno de España.

Esta iniciativa, solicitada por el citado colectivo ciudadano, dispondrá de un presupuesto máximo de 60.000 euros. Inicialmente se iba a centrar en la excavación del Bucio de Maja, pero los técnicos han decidido estudiar primero ésta y otras posibles localizaciones de fosas antes de iniciar las tareas de profundizar en el terreno en busca de restos.

Los promotores han preferido ampliar la búsqueda de fosas ante el riesgo de que la tradición oral pueda confundir el Bucio de Maja con otra oquedad, cueva o tubo volcánico de Las Cañadas. Los alrededores de la zona conocida como La Catedral, en el Llano de Ucanca, es otra de las posibles localizaciones apuntadas por la ARMHIT.

Según fuentes cercanas al proyecto, "es posible que se haya pensado siempre en el Bucio de Maja como lugar de enterramiento de represaliados porque de allí se sacaron algunas momias guanches y, con posterioridad, se acumularon huesos de animales que llevaban a pastar a la zona algunos cabreros. Puede existir una confusión y no podemos arriesgarnos a dedicar toda la financiación del Gobierno de España a una excavación que podría fracasar".

También se da la circunstancia de que el máximo de 60.000 euros de presupuesto "podría resultar insuficiente para emprender la excavación del Bucio de Maja y existiría el riesgo de tener que dejar los trabajos inacabados".

En este primer año del proyecto, un equipo de al menos cuatro arqueólogos analizará en profundidad las posibles ubicaciones de fosas para, en una fase posterior, iniciar las excavaciones en aquellos lugares donde existan mayores posibilidades de hallar restos.

Según diversas fuentes orales, en el Bucio de Maja podrían estar enterrados los restos de los alcaldes de Santa Cruz de Tenerife y Buenavista del Norte en el año 1936, José Carlos Schwartz Hernández y Antonio Camejo Fajardo; del diputado Luis Rodríguez Figueroa; de varios militantes de la CNT, y de concejales y miembros del Ayuntamiento capitalino.

Está previsto que este proyecto se presente a principios de junio en el Ayuntamiento de La Orotava, administración que ha mostrado su apoyo a la iniciativa, en especial desde las áreas de Medio Ambiente y Cultura. La presidenta de la ARMHIT, Mercedes Pérez Schwartz, ha criticado la falta de implicación del Gobierno de Canarias y de ayuntamientos como el de Santa Cruz de Tenerife, que no ha respaldado ninguna actuación para tratar de localizar los cuerpos de un ex alcalde y varios concejales de esa corporación.

El director conservador del Parque Nacional del Teide, Manuel Durbán, confirmó a EL DÍA en mayo de 2009 que el Patronato del Parque Nacional del Teide había autorizado entonces la investigación de la existencia de una supuesta fosa común en el Bucio de Maja. El Patronato informó favorablemente hace un año sobre la petición tramitada por el Ayuntamiento de La Orotava a instancias de la ARMHIT.

Durbán aseguraba entonces que el Parque Nacional daría "todas las facilidades" para que se investigue, "pero primero habrá que realizar estudios previos con cuidado, respetando al máximo la naturaleza y respetando también, y muchísimo, los derechos de los familiares de esas posibles víctimas y la Ley de la Memoria Hitórica, que exige que todas las administraciones colaboren en estos asuntos".

"Ya se ha informado favorablemente sobre la petición del Ayuntamiento de La Orotava y ahora falta que los responsables de realizar esos estudios presenten un proyecto concreto de actuación, en el que el Parque Nacional colaborará. No somos competentes en ese asunto, pero seremos facilitadores", indicó Durbán en mayo de 2009.

El alcalde de la Orotava, Isaac Valencia (CC), también afirmaba en declaraciones a este periódico en 2009 que el Parque Nacional no pondría "ninguna pega" a una excavación "que nos permitirá hacer justicia".

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Tenerife presentó este proyecto al Ministerio de la Presidencia del Gobierno de España en abril de 2010.

A la espera de la confirmación de la fecha del inicio de los estudios arqueológicos, todo apunta a que podrán comenzar este año, antes de la llegada del invierno. Durante doce meses se tratarán de localizar las zonas con más probabilidades de haber sido usadas como lugar de enterramiento a partir de 1936. Las excavaciones más exhaustivas tendrán que esperar a una segunda fase del proyecto y a obtener nueva financiación.