Santa Cruz de Tenerife
PARADOJAS NACIONALEL PALLO*

Huelga decir

17/jun/10 07:49
Edición impresa

SEÑOR presidente: el problema no es que usted haya perdido la identidad, si es que la tuvo alguna vez, el problema es que nos la ha hecho perder a todos los españoles. Usted ha hecho y sigue haciendo las cosas mal, no como dice el jefe de la oposición, desde hace dos años, sino desde que accedió al Gobierno de esta nación.

Porque usted entró como elefante en una cacharrería, y en una estúpida e innecesaria norma de igualdad al 50% pegó a nombrar ministros y ministras a su antojo y semejanza, inapropiados y que no daban el perfil. No hará falta recordarle la cantidad de ellos/as que en sólo seis años ha tenido que recambiar, mutar o permutar. Por la parte que a mí me toca, y como ejemplo del barro tirado a la pared, recuerde los del "ministerio de la Guerra".

Pero la guerra de hoy es la crisis económica, la crisis de identidad y el paro. Y ahí es donde pregunto cuál es la identidad de los sindicatos que -a manera de funcionarios especiales de la Moncloa-, silenciosos y agradecidos hasta ayer, son hoy los que más se han enfadado porque les han tocado su bolsillo, y veremos hasta dónde llega el teatrillo que van a montar. ¡Qué vergüenza!: la de usted y la de ellos.

Y, ¿cuál es la identidad de los que van a ir a esa huelga que va a hundir, más aún, a este país? ¿Los trabajadores con trabajo, los sin trabajo, los despedidos o los que están en el paro desde que terminaron su carrera u oficio porque no encontraron ocupación? Por cierto, ¿los cinco millones de parados van a seguir quietos y callados o esta vez se van a mover un poco para que se les oiga algo? Igualmente, ¿irán los innumerables y felices liberados?

¿Irán los patronos medianos y pequeños y los grandes no? ¿Acudirán los funcionarios honestos, cumplidores del trabajo y del horario, o los que no dan golpe porque por un pequeño golpe el galeno amigo les da la baja? ¿Se les unirán médicos y enfermeras? Pediatras pocos, porque pocos hay. Claro que, como los niños no saben de huelgas, pues eso?

¿Se sumarán los "pensionistos" -sí pensionistos- acogotados con sus escuálidos emolumentos y las viudas con sus ridículas pensiones, que ni para pan, a pesar de la defensora miembra -sí, miembra- de la igualdad? Y para pagarle a usted sus derroches y regalamientos múltiples, díganos de una vez quiénes son ricos y quiénes somos pobres.

Se dará cuenta, señor presidente, de que con todos estos interrogantes este español amante de su patria no sabe si este Estado, ya "cuasi" federal, se va a convertir en una monarquía republicana, una república monárquica, en una confederación de autonomías dependientes o en una federación de regiones independentistas.

Y el control de tan sensato y coherente evento, ¿lo apoyarán o se amotinarán los enfadados militares de las distintas escalas o los de la Escala Única, también desconcertados? ¿Controlará la "movida" la Guardia Civil enfrentada a la Policía Nacional o serán los grises los que vigilen a los verdes? Y es que, más que gris o verde, usted a esta superficie la ha dejado roja en las ideas y colorada en sus vergüenzas.

Es este el panorama que nos presenta ahora un presidente que se ha preocupado de serlo sólo de la mitad de los españoles. Es este el Estado de la Nación que su señoría con sus ministros/as nos ha dejado, pero no desde hace dos años sino desde que usted, señor presidente, pisó el primer escalón del palacio de la Moncloa.

Huelga decir que usted debe marcharse ya.

* Francisco Pallero.C.N. (Ciudadano normal)