Santa Cruz de Tenerife

La ULL evita la desmotivación de niños y adolescentes con altas capacidades

Desde hace ocho años, la Universidad de La Laguna ofrece cursos y desarrolla investigaciones para combatir el "aburrimiento" de los alumnos con cociente intelectual superior a 130. La desmotivación afecta al rendimiento escolar de este colectivo de estudiantes y se manifiesta en problemas psicosomáticos.
EFE, S/C de Tenerife
23/sep/10 7:53 AM
Edición impresa

Los niños y adolescentes con altas capacidades, con un cociente intelectual superior a 130, tienen como mayor problema el aburrimiento, por lo que desde la Universidad de La Laguna (ULL) se ofrece el Programa Integral para Altas Capacidades, cuyo objetivo es evitar que se desmotiven, según la doctora África Borges.

El grupo que dirige Borges en la ULL lleva a cabo el programa de intervención y da cursos "on line" para niños y adolescentes sobre altas capacidades, pero también investiga y ofrece intervenciones como son estos cursos, con el objetivo de favorecer la integración de las personas de este colectivo.

Este será el octavo año que se dará este programa, y en él se incidirá en un problema esencial que suelen tener estos niños, y es que, indicó África Borges, se aburren mucho en el aula y a edades muy tempranas comienzan a tener problemas que repercuten en su rendimiento escolar.

En ocasiones, los niños con altas capacidades tienen problemas psicosomáticos que afloran en dolores de estómago o molestias en la piel.

Borges añade que, como dentro del aula la segregación por alta capacidad no se considera, en los cursos que se ofrecen en la ULL se destaca la importancia de que trabajen en grupo diversos niños con las mismas circunstancias.

Los profesionales de la institución académica tinerfeña intervienen en estos cursos con grupos divididos por edades, de manera que en el programa participan niños de 3, 5 a 6 años; de 7 a 9, de 10 a 12, y luego dos grupos de seis adolescentes cada uno.

El programa para los adolescentes está más orientado a evitar que pierdan el interés por el colegio, pues es muy habitual que los que tienen altas capacidades se cansen, se desentiendan, comentó África Borges.

En esta iniciativa también participan los padres e incluso hermanos de los niños con altas capacidades y que tienen una edad próxima a la del afectado.