Santa Cruz de Tenerife

El precio de la tierra en Canarias crece por encima de la media nacional en las dos últimas décadas

Sevilla/Las Palmas de Gran Canaria Europa Press
13/nov/10 10:53 AM
eldia.es

El precio de la tierra en Canarias ha crecido por encima de la media española en las dos últimas décadas, según afirma el Informe Anual del Sector Agrario en Andalucía 2009, realizado por Analistas Económicos de Andalucía.

Así, las comunidades autónomas de Andalucía, Canarias y Navarra han sido las únicas donde los precios de la tierra han crecido por encima del conjunto de España entre 1990 y 2008, en los dos subperíodos considerados (1990-1999 y 2000-2008).

No obstante, se puede apreciar que en la gran mayoría de comunidades, excepto en Canarias, Castilla la Mancha y País Vasco las mayores subidas en los precios de la tierra se han producido en los últimos diez años, coincidiendo en gran medida con el 'boom' inmobiliario, que ha tenido también una gran incidencia en las zonas rurales, en las que se ha producido una revalorización del suelo agrario ante la posibilidad de que dichas tierras pudiesen convertirse en urbanizables y así aumentar sus precios.

En la Comunidad Autónoma andaluza, el valor medio de las tierras ha bajado un cinco por ciento en 2009, pues el campo también ha sufrido las consecuencias de la crisis y el precio de la tierra cambio su tendencia por primera vez en 2009 desde 1993.

Si bien, pese al desfavorable comportamiento registrado en los dos últimos años, el precio medio en Andalucía se ha situado en 20.763 euros por hectárea, casi 8.000 euros más que en 2000, aunque las variaciones han sido distintas según el tipo de tierra y la provincia.

Además, el informe señala que la evolución del precio de la tierra durante estos últimos años (en torno al 6,5%) "nada tiene que ver" con el incremento que se produjo a mediados de los 90, con unas subidas interanuales por encima del diez por ciento, en gran medida como consecuencia también de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC), que hicieron de las tierras "una de las inversiones más rentables incluso para aquellos que no vivían de este sector o para los que no con constituía su actividad principal, llegando incluso a incrementarse algo más de un 20 por ciento en 1998, el mayor aumento entre 1990 y 2009".

EL OLIVAR, COMPORTAMIENTO NEGATIVO

En cuanto a las particularidades por tipos de tierra, el cultivo que más ha incidido en el comportamiento negativo de los precios de la tierra en 2009 es el olivar, prácticamente el dedicado a la transformación y, sobre todo, de secano. Les siguen las tierras de labor, tanto de secano como regadío y, dentro de los aprovechamientos, los pastizales de secano. A su vez, estos cultivos y aprovechamientos son los de mayor representatividad en lo que se refiere a la superficie total agraria andaluza.

La superficie de tierras de secano es mucho mayor a la de regadío, representando el 83 por ciento del total regional, observándose en 2009 un descenso similar en el precio medio de la tierra en ambos casos, alrededor del cinco por ciento respecto a 2008.

Sin embargo, el precio medio de una hectárea de tierra de regadío cotiza a 41.359 euros en Andalucía, 24.790 euros más que el valor pagado por las tierras de secano. Así, el precio medio de la tierra de secano se ha incrementando en 5.440 euros por hectárea con relación a 2001, en tanto que el precio de la tierra de regadío ha aumentado más de 12.900 euros la hectárea.

Las tierras más valoradas corresponden a las provincias que tienen un peso importante en la estructura agraria regional, pagándose unos 34.350 euros por hectárea en Almería, y en torno a los 27.000 y 20.000 euros, respectivamente, en Jaén y Córdoba.

Los precios de la tierra han crecido en todas las provincias andaluzas entre 2001 y 2009, destacando los incrementos medios registrados en Almería y Cádiz, por encima del diez por ciento, y Huelva, cercano a esta tasa, si bien sólo Cádiz y Huelva han experimentado un aumento de los precios en el último año.

Por el contrario, entre las provincias andaluzas que han sufrido una caída en el precio de sus tierras agrarias destacan los significativos descensos de Almería, Jaén y Málaga, más cercanos al -10 por ciento, en tanto que en Granada y Sevilla se registran reducciones en torno a la media andaluza, descendiendo ligeramente en Córdoba (-0,7%).