Santa Cruz de Tenerife

Niños de los cayucos en Barcelona o Murcia se plantean volver a Canarias

La Asociación de Jóvenes Africanos que han fundado recientemente los niños de los cayucos que viven en Canarias cuenta ya con chicos que viven en Barcelona o Murcia, porque la iniciativa se ha difundido a través de Tuenti. Los que están en la Península tienen los mismos problemas que los que siguen en las Islas.
DORY MERINO, Tenerife
9/dic/10 7:51 AM
Edición impresa

La Asociación de Jóvenes Africanos que han fundado recientemente los niños de los cayucos que viven en Canarias cuenta ya con algunos chicos que viven en Barcelona o Murcia, porque la iniciativa se ha difundido a través de Tuenti. Al parecer, los que están en la Península tienen los mismos problemas que los que siguen en las Islas.

Así lo señaló un joven guineano, presidente de la asociación, que desde hace dos años se mueve por esa red social. Los mensajes que se envían entre ellos dejan ver su preocupación ante la falta de trabajo, por la crisis, y alguno de los que se desplazaron a la Península se plantea volver a Canarias.

El presidente dijo que ya son una treintena las personas que forman parte de la asociación que preside y el próximo mes de enero se espera que se adhieran los chicos que salen de los centros de emergencia, porque la mayoría de los que están allí cumplen ese mes la mayoría de edad. Asociarse les supone una aportación mensual de cinco euros, una pequeña cantidad que para algunos es "demasiado".

El principal problema de todos es la búsqueda de un trabajo que les permita regularizar su situación administrativa en España. Para ello, es necesario un contrato laboral de un año como mínimo, algo que les está resultando difícil, en parte por la situación de crisis económica que atraviesa el país.

La reciente asociación tiene como objetivo prestar información sobre los trámites burocráticos necesarios para lograr la regularización, así como ser un cauce de apoyo ante las dudas laborales que se les presenta, además de ser como "una familia" para ellos.

De esta forma, los jóvenes africanos que han convivido durante un tiempo en los centros de acogida no se encuentran solos cuando cumplen la mayoría de edad y se ven en la obligación de "buscarse la vida".

Asimismo, el presidente, que lleva ya dos años en Canarias, les aconseja sobre los derechos de los trabajadores y también les ayuda a la hora de prepararse una entrevista de trabajo. Las preguntas que recibe son de todo tipo, pero las más frecuentes son las relacionadas con las horas extras o las condiciones de trabajo, algunas de ellas no del todo deseables.