Santa Cruz de Tenerife
CIENCIA

Las decisiones del cerebro ante situaciones límite, en un vídeo de la UN

EFE, Navarra
9/mar/11 11:20
eldia.es

Los procesos neuronales que sigue el cerebro para tomar decisiones en cuestión de segundos ante situaciones límite han sido recogidos en un vídeo divulgativo de la Universidad de Navarra, el segundo de una serie sobre las neurociencias de vanguardia titulada "Los secretos de tu cerebro".

Según ha informado hoy la Universidad de Navarra en un comunicado, el vídeo contempla dos experimentos: si empujaríamos a una sola persona a la vía del tren para salvar a cinco operarios que fueran a ser arrollados o si, para salvarlos, manipularíamos las agujas para desviar el tren a una vía donde hay una sola persona.

La conclusión es que, mientras que la mayoría tardaría cinco segundos en decidir que no empujaría a nadie a la vía, tardaría dos segundos más en optar por mover las agujas, acción que "causaría un posible daño indirecto y evitaría directamente un mal superior".

La mayor tardanza en elegir en este último caso se debe, según la catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, Natalia López, una de las autoras del vídeo, a que "la activación de áreas del cerebro que desempeñan funciones de análisis y cálculo de coste/beneficio es más intensa que en el dilema de empujar a alguien, y, en cambio, se reduce la actividad en el área que procesa las emociones".

El experimento pone así de relieve los dos tipos de inteligencia del ser humano, la analítica, localizada en el hemisferio izquierdo del cerebro, que "procesa de forma más sistemática y lenta", y la emocional, que, desde el hemisferio derecho, nos "urge a socorrer a alguien en grave peligro", ya que procesa de forma "intuitiva, global y rápida".

Según la misma fuente, "estas evidencias científicas" demuestran que el cerebro se rige por un "principio natural, y por tanto, universal, de no hacer a los demás lo que no quiero para mí, que provoca la emoción automática de agrado al ayudar y repugnancia por dañar".

Pero López ha puntualizado que se trata de una "intuición que guía sin determinar la conducta, un atajo emocional para situaciones en las que están en juego vidas humanas y en las que hay que decidir de forma directa e inmediata".

Así, a diferencia de los animales, según López, cuyo instinto "sólo les permite acertar", a las personas, aunque tengan ese "conocimiento intuitivo que hace aflorar la emoción", se les "plantean dilemas y están abiertas a equivocarse al decidir".