Santa Cruz de Tenerife

Muro asume el Mando de Canarias recordando a los soldados en Afganistán

Los 769 componentes de la Brigada Canarias destinados en Afganistán centraron ayer el discurso de toma de posesión del nuevo jefe del Mando de Canarias, César Muro Benayas, quien pidió apoyo para sus familias y solicitó a la sociedad el reconocimiento "del mérito de estos soldados, que son embajadores de esta tierra".
G.J., S/C de Tenerife
19/jul/11 1:09 AM
Edición impresa

El teniente general César Muro tomó posesión ayer del Mando de Canarias tributando un especial homenaje a los 769 componentes de la Brigada Canarias destinados en Afganistán, para los cuales solicitó "un apoyo continuo".

"Estos soldados, en cumplimiento de su deber, están dispuestos a dar sus vidas por la misión que tienen encomendada, lo que nos enaltece a todos porque los soldados vamos donde nos mandan, obedecemos lo que nos ordenan nos guste o no nos guste y esa es la grandeza de esta profesión", señaló el nuevo jefe del Mando de Canarias, quien mandó "un abrazo y un apoyo especial" a estos soldados. Muro destacó que la moral empieza en casa, motivo por el que su primera orden en las Islas ha sido la de dar apoyo personal lo "más proactivo" posible a las familias de estos militares.

El teniente general hizo un llamamiento a la sociedad para que reconozca "el mérito de estos soldados, que serán siempre ejemplo de esas virtudes que nos dan consistencia".

Especial mención también tuvieron los militares fallecidos y heridos en los atentados registrados en Afganistán los pasados 18 y el 27 de junio, cuyos nombres recitó de memoria. En relación a las rotaciones de estos soldados, César Muro señaló que ya hay un calendario previsto, pero no adelantó nada del mismo por el riesgo de que pudiera sufrir variaciones.

En cuanto a las líneas de trabajo que seguirá el teniente general en su nuevo destino, que calificó como "de primera", explicó que será "continuista" con la trazada por su predecesor e incidirá en la preparación "continua y permanente" de los soldados.

El acto de toma de posesión estuvo presidido por el general jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Fulgencio Coll, y contó con la presencia de numerosas autoridades militares, políticas, civiles y regligiosas.