Sucesos

Desarticulada en Palma una banda dedicada al tráfico de anabolizantes

La red distribuía anabolizantes y dosis de testosterona procedentes de Bulgaria que vendía a clientes de gimnasios y a entrenadores personales.
EFE, Palma
20/ago/11 2:17 AM
Edición impresa

EFE, Palma

La Policía Nacional y la Guardia Civil se han incautado de anabolizantes por valor de cien mil euros en una operación que ha desarticulado una banda internacional, integrada por trece personas, que operaba en gimnasios de Palma, Mallorca y Valencia.

La red, dirigida por un búlgaro, distribuía anabolizantes y dosis de testosterona traídos desde Bulgaria para ser vendidos a clientes de los gimnasios y a entrenadores personales. En la operación Enjambre, dada por concluida, aunque no se descartan nuevas detenciones, se han decomisado decenas de miles de anabolizantes y miles de dosis de testosterona, así como algunas sustancias estupefacientes.

Los trece detenidos han quedado en libertad tras pasar a disposición judicial.

En rueda de prensa, el inspector jefe del CNP, Antonio Suárez, y el teniente de la Guardia Civil Juan Carlos González, encargados de la investigación, han destacado que se trata de la operación más importante llevada a cabo en Baleares contra el tráfico de anabolizantes.

Los anabolizantes procedían de Bulgaria, donde son legales, y eran enviados por paquetería postal a los distribuidores de Palma y Valencia, que posteriormente los repartían en gimnasios o a entrenadores personales.

Se sospecha que los anabolizantes decomisados formaban parte de la "campaña de verano" de la banda.

Estas sustancias son ilícitas en España, aunque pueden recetarse bajo control médico en determinadas patologías, pero el uso prolongado y sin receta puede provocar diversos tipos de cáncer, así como dolores, ha explicado Antonio Suárez.

Entre los detenidos hay cuatro búlgaros, entre ellos el jefe de la banda y su hermano, ocho españoles y un argentino.

Ivaylo D.I., de 28 años y nacionalidad búlgara, era el cabecilla de la organización y propietario de uno de los gimnasios registrados.

Daba clases de lucha grecorromana en Palma y supuestamente gestionaba la introducción de las sustancias en España.

Su hermano, Nikolai D.I., de 24 años, pretendía iniciar el tráfico de anabolizantes en Valencia, donde fue detenido junto a su pareja sentimental, Cristina G.K., de 18 años, y encargada de recoger los paquetes.

El resto de detenidos pertenecían a un escalón inferior dentro de la organización delictiva.