Sociedad
SANIDAD

Los recortes en investigación retardan los avances médicos

EFE, Gozón (Asturias)
25/ago/11 1:24 AM
Edición impresa

EFE, Gozón (Asturias)

El Premio Nobel de Medicina alemán Harald zur Hausen advirtió ayer en la Escuela de Verano de La Granda -Asturias- de que el tiempo que se pierde por los recortes en la investigación, debido a la crisis económica mundial, es "irrecuperable" y que si se mantienen pueden suponer "un gran problema".

El Nobel indicó que esto todavía no está sucediendo en Alemania, pero que "empieza a haber recortes" al igual que en otros países occidentales, lo que, en su opinión, implicará un retroceso en el avance de la investigación que ya no se recuperará nunca.

Harald zur Hausen pronunció ayer una conferencia en La Granda sobre el cáncer del cuello de útero, cuyas investigaciones sobre el papel que juega en esa dolencia el virus del papiloma humano le valió el Nobel en 2008.

El cáncer de útero o de cérvix es el segundo en frecuencia a nivel mundial en la mujer, pero hay otros dos tipos en los que se ha visto una relación directa del papiloma humano, como son los orofaríngeos y los anales.

La vacuna que hay actualmente en el mercado cubre entre el 70 y el 80 por ciento de las cepas virales que tras la infección son capaces de producir cáncer de cuello de útero, "pero el problema es que todavía es demasiado cara y habría que abaratar costes para que lleguen a las poblaciones económicamente débiles".

Vacunar a los hombres

Harald zur Hausen insistió en su idea de que "sin ningún género de dudas hay que vacunar tanto a hombres como a mujeres antes de contraer la infección", añadió.

En el caso de los hombres las razones fundamentales son porque se trata de una infección por transmisión sexual -de hecho los cánceres orofacial y anal son más frecuentes entre la población masculina- y porque para erradicar esta dolencia "es necesario atajarla en toda la población, a fin de que no queden reservorios".

A la pregunta de si algún día será posible erradicar la totalidad de los cánceres, o si siempre surgirá uno que haya que atajar, la respuesta del Nobel fue muy directa: "No, decididamente no creo que eso sea posible, aunque algunos sí".

El científico alemán investiga actualmente los cánceres hematopoyético y de colon "en los que parece haber infecciones virales implicadas en su aparición a fin de identificar las cepas involucradas y, si es posible, encontrar un tratamiento".

SANIDAD