Santa Cruz de Tenerife

El Cabildo tinerfeño busca apoyos para "sacar del atolladero" la acuicultura

El consejero insular José Joaquín Bethencourt advierte de que esta actividad pesquera se enfrenta a "un futuro lleno de incertidumbres" y anuncia que planteará al Gobierno de Canarias establecer alguna medida de carácter extraordinario que permita sacarla de la encrucijada en la que se encuentra.
MIGUEL ÁNGEL RUIZ, Tenerife
12/sep/11 1:15 AM
Edición impresa

El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo de Tenerife, José Joaquín Bethencourt Padrón, en declaraciones a EL DÍA, aseguró que el subsector acuícola tiene "un futuro lleno de incertidumbres y tendremos que hablar con el Gobierno de Canarias para establecer alguna medida extraordinaria que nos permita sacar esta actividad del atolladero en la que se encuentra".

El consejero insular aseguró que "recuerdo con nostalgia cuando hace cuatro años, como consejero de Pesca, asistía a un acto en el que se le otorgaban certificados de calidad a los productores acuícolas isleños, y ahora vivimos esta situación. A este subsector no le han salido las cosas bien; la competencia internacional es muy dura y, por otro lado, hasta que no contemos con un marco legal en cuanto a ordenación se refiere, o sea el Plan Regional de Ordenación de la Actividad Acuícola, la incertidumbre es total a la hora de planificar un eventual crecimiento de estas explotaciones. Y además, han tenido que cerrar empresas y otras están en un abandono temporal que incluso han preocupado a la Subdelegación del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, que ha promovido varios encuentros".

Bethencourt añadió que en el marco de esas reuniones "he defendido que debemos desvelar esas incertidumbres que existen sobre el subsector acuícola, y esa es una de las primeras cuestiones que le voy a plantear en esta nueva legislatura al Gobierno de Canarias. Tenemos que clarificar si estas empresas tienen futuro".

Concentración

En su opinión, uno de los grandes retos a los que se enfrenta esta actividad a corto plazo es "la seguridad jurídica y ésta pasa por tener un marco de ordenación aprobado en el que poder basar la toma de decisiones, y otro un proceso que tendrán que asumir de concentración empresarial. La acuicultura no es ajena a algunos elementos propios de nuestra economía como es la atomización, que hay que combatir. Hace tiempo se hicieron esfuerzos para concentrar la comercialización, donde había varias, y lo deseable hubiese sido tener una no solo para Tenerife, sino para toda Canarias. Hay que dar un paso más y una nueva vuelta de tuerca en la producción. Son los costes de producción los que están poniendo en jaque el subsector, porque esos costes no nos permiten ser competitivos con esta actividad que crece en otros lugares del mundo. No hay que olvidar que nuestras aguas son muy propicias para esta actividad. Hay que potenciar lo que nos hace diferentes y competitivos y actuar sobre aquello que nos reduce nuestra competitividad".

José Joaquín Bethencourt también resaltó que "esta actividad nunca se planteó para solo abastecer el mercado canario, sino también para exportar, donde ahora competimos con otros productores que lo hacen a menor precio. Insisto en que sigue habiendo expectativas de negocio, pero hay que conseguir que el subsector sea competitivo".

Además, recordó que el Cabildo de Tenerife ya propuso en 2005 "un marco de ordenación orientado a favorecer el crecimiento de esta actividad y lamentablemente lo que se ha producido es todo lo contrario".

Pesca artesanal

Mientras tanto, respecto a la pesca artesanal en Tenerife, dijo que este subsector "ha dado muestras evidentes de madurez cuando se ha organizado en torno a una organización de productores de túnidos. Hay dos en Canarias y una de ellas está en Tenerife, que es Islatuna, y eso dice mucho de esta actividad local. Que unos 70 barcos estén comercializando sus capturas conjuntamente no solo aquí, sino también en la Península, dice mucho de la visión que han tenido y ahí el Cabildo de Tenerife ha estado a su lado colaborando".

Asimismo, comentó que las Cofradías "están llamadas a jugar un papel esencial en el mantenimiento de esta actividad desde el punto de vista social y organizativo y confío que el nuevo viceconsejero de Pesca siga la línea marcada por el presidente del Gobierno autónomo, que es que a los pescadores no hay que darles el pescado, sino la caña. Hay que poner en sus manos medios para autofinanciarse en lugar de estar sosteniéndolos. Y eso, además, es lo que quiere el subsector. Espero que se faciliten estas demandas, que son justas".

Por último, Padrón manifestó que "no debemos olvidar que el Ejecutivo autónomo aún está analizando nuestra propuesta de reservas marinas para Teno y Anaga, y aún siendo conscientes de la dificultad que conlleva ponerlas en marcha, lo consideramos esencial para el futuro de nuestro subsector pesquero, porque por ahí pasa la generación de nuevos recursos para el futuro. Estas reservas han contado con el beneplácito de los pescadores, conscientes de lo que se juegan. Tenemos puestas las expectativas de cara a los próximos cuatro años para ver si podemos avanzar en este asunto".