Santa Cruz de Tenerife
GRANADILLA DE ABONA

Los empleados del área de vigilancia del Reina Sofía irán mañana a la huelga

Aseguran que no tienen "descansos para comer ni relevos para ir a los servicios", y advierten de que tampoco se respetan "los cuadrantes de turnos".
J.FEO, Granadilla de Abona
1/dic/11 1:15 AM
Edición impresa

Los vigilantes de seguridad privada del aeropuerto Tenerife Sur-Reina Sofía, que en este caso asume Vinsa, no aguantan por más tiempo lo que consideran la vulneración de sus derechos por parte de la empresa y han anunciado un calendario de movilizaciones que se llevará a cabo durante este mes.

El primero de los paros previstos se desarrollará mañana, para lo que se han convocado una serie de actos de protestas en el exterior de la terminal aeroportuaria sureña; movilizaciones que se repetirán el 9 y 16 de este mes si antes no se llega a algún tipo de acuerdo con la compañía de seguridad.

"La empresa no respeta los derechos colectivos asumidos en su momento. Tal es así que no tenemos descanso para comer, ni relevo para ir a los servicios y, cuando necesitamos acudir a los baños, tenemos que pedir permiso a la Guardia Civil", afirma el presidente del comité de empresa de Vinsa, Santiago Alcocer.

El sindicalista añade que "no se hacen rotaciones y dicha circunstancia deriva que estemos sentados delante de un escáner ocho horas, con lo que al final ni vemos maleta ni vemos nada".

"Por si fuera poco, la compañía de seguridad no respeta los cuadrantes y los impone en base a la programación de Aena. De hecho, los horarios en la mayoría de las ocasiones nos los hace saber por mensaje de texto a través del móvil y así es imposible conciliar la vida laboral y familiar", expresa Alcocer.

Sentencia judicial

Señala que "tenemos una sentencia donde se declaran ilegales los turnos cuando estos se modifican sustancialmente sin previo consenso con el comité de empresa, y eso es lo que está ocurriendo".

"Solo pedimos que la empresa se organice, pues eso derivará en aumentar la calidad de vida del trabajador y que podamos tener vida después del trabajo", manifiesta el sindicalista.

Santiago Alcocer indica que "hemos mantenido hasta seis reuniones con responsables de Vinsa para alcanzar acuerdos y desconvocar el calendario de paros, pero nos amenaza con despidos porque considera que la plantilla está sobre dimensionada. Ellos dicen que de los 153 trabajadores que somos en la actualidad sobran 25, pero la realidad dice otra cosa, porque los turnos de trabajo oscilan entre las 8 y 16 horas diarias, cuando el Estatuto de los Trabajadores limita a 9 horas la jornada laboral".

En cuanto a los servicios mínimos, el presidente del comité de empresa los considera excesivos.

"Nos han impuesto que el 75% de la plantilla tiene que estar en su puesto de trabajo. Es decir, irá a trabajar más gente que en un servicio normal", señala Alcocer, quien comenta que "en la concentración estaremos los que no tengamos servicios mínimos y los que estemos librando".

A pesar de que este periódico logró contactar con responsables de Vinsa, no fue posible conocer la versión de la empresa.