Santa Cruz de Tenerife

El Supremo ignora la Ley de Aguas Canarias y reitera que el mar es español

Una sentencia del Tribunal Supremo, de octubre de 2011, reitera que las aguas que rodean el Archipiélago son de soberanía estatal. El Supremo reconoce la existencia de la Ley de Aguas Canarias, pero no le da validez, pues sus efectos están supeditados a la reforma de la Constitución y el Estatuto de Autonomía.
EL DÍA, Tenerife
14/dic/11 1:21 AM
Edición impresa

Una sentencia del Tribunal Supremo (TS), de 7 de octubre de 2011, ignora la conocida como Ley de Aguas Canarias y reitera que el mar territorial o aguas exteriores -que rodean el Archipiélago- son de soberanía estatal.

Así lo aseguró ayer el diputado regional del PP Miguel Cabrera Pérez-Camacho, quien, en el Pleno del Parlamento de Canarias, indicó que este fallo del Supremo supone "una bofetada" para el Gobierno de Canarias, la Ley de Aguas Canarias y el PSOE, que ha sido su "compinche".

La sentencia a la que hizo mención Pérez-Camacho tiene que ver con un conflicto de competencias entre la Administración General del Estado y el Gobierno de Canarias por el Plan Director de la Reserva Natural Especial de Montaña Roja, en Tenerife, aprobado por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente en junio de 2004.

A juicio del diputado popular, la magistrada que dictó la sentencia "no solo no le da validez ninguna a la Ley de Aguas Canarias", pese a que reconoce que existe, sino que no puede dársela "porque para que esa norma pudiese tener algún efecto es necesario que se reformen la Constitución Española y el Estatuto de Autonomía".

Según Pérez-Camacho, en la distribución de competencias constitucionales y estatutarias, la sentencia da valor a lo que dice la Constitución, esto es que el mar territorial es competencia del Estado. "Las únicas competencias que la CE le da a las comunidades autónomas en esa materia las recoge el artículo 148.6, y es en los puertos de refugio, los puertos y aeropuertos deportivos y, en general, los que no desarrollen actividades comerciales", subrayó.

En este sentido, el parlamentario del PP apuntó que la magistrada conoce el principio iura novit curia -aplicación de oficio del Derecho aunque no lo hayan invocado las partes-, y así lo pone de manifiesto en el fundamento séptimo, en el que remarca que la Ley de Aguas Canarias "ni resulta de aplicación al caso ni ha sido convocada por las partes, por razones relativas a la vigencia de la norma".

No hay mares autonómicos

No obstante, deja claro también a lo largo de todo el fallo que es "competencia exclusiva del Estado" el mar territorial, por tanto "no hay mares territoriales autonómicos", precisó Cabrera. "Las comunidades autónomas se limitan exclusivamente a lo que es el mar interior, es decir, el mar periférico a las islas o el enmarcado por la línea de bajamar escorada y, en su caso, por las líneas de base recta que establezca el Gobierno", añadió.

Durante el pleno parlamentario, Cabrera Pérez-Camacho acusó al Gobierno de Canarias de haber "ocultado" el fallo judicial y lamentó que el presidente canario, Paulino Rivero, ponga "colorados" a los diputados al decir que las aguas y la mediana con Marruecos pueden ser de soberanía española o canaria. "Semejante disparate", dijo el parlamentario del PP, quien sostuvo que "no se puede consentir" que en no haya en el Ejecutivo un jurista que le explique a su presidente que la soberanía solo se predica en los estados soberanos.

Desde Presidencia del Gobierno, por el contrario, restaron importancia al fallo del TS y remarcaron que la Ley de Aguas canarias no solo no fue aplicada al caso, sino que, ni siquiera, fue invocada por las partes. Además, precisaron que la sentencia del Tribunal Constitucional a la que hace mención el fallo del Supremo en su fundamento séptimo es anterior a la citada Ley de Aguas Canarias.