Sociedad
LAS PALMAS PROSTITUCIÓN

Colectivos sociales creen que las cámaras reprimen a las prostitutas de la calle

Las Palmas de Gran Canaria, EFE
16/ene/12 15:44 PM
eldia.es

Las Palmas de Gran Canaria, EFE Las asociaciones Acción en Red Canarias y Otras Voces Feministas creen que la ordenanza para prohibir el exhibicionismo en la calle, especialmente el de las personas que ejercen la prostitución, que estudia aprobar el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria "reprimiría a las prostitutas" y "empeoraría sus condiciones de trabajo".

Así lo han manifestado hoy ambos colectivos en un comunicado, en el que subrayan que la prostitución es una "actividad económica legítima", como ha reconocido en 2001 el Tribunal de Justicia de la UE, mueve unos 20 millones de euros al año en Canarias y en la que están inmersas alrededor de 2.500 mujeres, según estudios realizados por el Cabildo de Gran Canaria.

En opinión de estas asociaciones, "campañas como la que lleva a cabo el Ayuntamiento" de la capital grancanaria "pretenden ocultar esta realidad y colocan en peor posición a quienes han decidido voluntariamente el ejercicio de la prostitución".

Así, afirman que las normativas municipales dirigidas a sancionar la prostitución de calle y las sanciones económicas a los clientes a lo único que han conducido en los lugares donde se llevan a cabo es "a reprimir a las prostitutas y empeorar sus condiciones de trabajo", lo que ha motivado que esta actividad se desarrolle en la clandestinidad y, con ello, a que aumente "el estigma, la pobreza y la discriminación de las prostitutas".

Acción en Red Canarias y Otras Voces Feministas opinan que estas normativas "sirven en la práctica para limpiar lo que no interesa", para "invisibilizar los problemas de exclusión social que hay en las calles" y "para dar cobertura a las mafias y chulos, que actúan con más impunidad, al no haber una división clara entre lo que debería ser legal, la prostitución voluntaria, y las prácticas delictivas, la prostitución obligada, en lugar de contribuir a mejorar la convivencia ciudadana".

Por ello, han instado al gobierno municipal a que, "en lugar de establecer medidas represivas", se preocupe por las condiciones en las que se mueve la vida de las prostitutas y que, en lugar de cámaras, ponga en marcha planes para que éstas puedan superar la situación de vulnerabilidad en que se encuentran, dadas "las condiciones indignas en las que, en muchos casos, se ejerce la prostitución".

Estas asociaciones defienden que los espacios públicos "son de todos los ciudadanos" y que, por tanto, debe ser la ciudadanía la que establezca cómo se utilizan a través de una negociación entre los diferentes agentes sociales y la administración.

"No se puede aludir a los vecinos y olvidar que las prostitutas de Arenales son también vecinas porque trabajan allí y, en muchos casos, allí también viven. Por tanto, ellas y sus asociaciones deben ser escuchadas tanto en el debate como en las propuestas para dar salida a sus problemas", apostillan.

Acción en Red Canarias y Otras Voces Feministas creen que el alcalde, Juan José Cardona (PP), al referirse al necesario "decoro" que, según ha dicho, "hay que cuidar y respetar, con ordenanza y sin ella, esconde una valoración hipócrita, sesgada y puritana de la sexualidad".

Para estas asociaciones, "lo realmente indecoroso es gobernar una ciudad donde la exclusión social es cada vez mayor y no establecer políticas de participación ciudadana", sino funcionar "a golpe de ordenanzas represivas, condenatorias y abusivas", ya que, a su juicio, "el problema más grave y vergonzoso en nuestra época no es la prostitución, es la pobreza".

LAS PALMAS PROSTITUCIÓN