Santa Cruz de Tenerife

Marruecos y España abrirán en Tánger y Algeciras dos comisarías conjuntas

El primer viaje de trabajo ayer del titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, a Marruecos se tradujo en más que palabras sobre el buen momento de la cooperación entre los dos países, al anunciarse la apertura en mayo de sendas comisarías. El ministro llegó a Rabat acompañado de la "plana mayor" del ministerio.
EFE, Rabat
29/feb/12 1:20 AM
Edición impresa

La visita del ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, a Marruecos se tradujo en más que palabras sobre el buen momento de la cooperación entre los dos países, al anunciarse la apertura de dos comisarías conjuntas hispano-marroquíes en Tánger y Algeciras. Las comisarías, que se abrirán el próximo mes de mayo, estarán situadas en Tánger y Algeciras, a ambos lados del Estrecho de Gibraltar, y su composición y funcionamiento se desconocen, ya que serán decididas por dos grupos de trabajo.

Fernández Díaz realizó ayer a Rabat su primer viaje de trabajo al extranjero desde que fue nombrado ministro, y llegó acompañado de la "plana mayor" del ministerio, entre ellos los directores generales de la Policía y la Guardia Civil.

En rueda de prensa posterior a sus dos reuniones (una a solas con su homólogo, Mohand Lanser, y otra encabezando ambos sus respectivos equipos), los dos ministros pusieron de relieve "el clima de absoluta cordialidad" y de "confianza" entre los dos países en el ámbito policial.

Las comisarías comunes, oficialmente llamadas "centros de cooperación policial conjunta", solo existen en el caso español con Francia y Portugal, lo que fue destacado por Fernández Díaz como un ejemplo de la "extraordinaria colaboración" entre sus departamentos.

Más allá de este anuncio, la reunión sirvió principalmente para que los equipos de ambos ministros se conocieran personalmente y mostraran su voluntad de profundizar en los cuatro grandes ámbitos de interés común: emigración irregular, narcotráfico, terrorismo y crimen organizado.

Con respecto a la emigración clandestina llegada desde Marruecos a España, y que suele ser motivo de polémica recurrente por la supuesta pasividad de Marruecos en el control de los flujos migratorios, Fernández Díaz rompió una lanza en favor del vecino.

"Somos conscientes del esfuerzo que despliega Marruecos para prevenir la emigración irregular, y lo agradecemos: España no podría por sí sola hacer frente a un problema de estas características, por ello la cooperación de Marruecos es para nosotros indispensable y la reconocemos", dijo.

Inmigración ilegal

Según el último recuento de la lucha contra la inmigración ilegal, la llegada de inmigrantes ilegales a las costas españolas en 2011 aumentó casi un 50% respecto a 2010, cuando se contabilizaron 3.562, frente a 5.443 personas de 2011, lo que rompe la tendencia descendente desde hacía cuatro años. Además, llegaron otros 3.345 inmigrantes a Ceuta y Melilla, duplicando el número de personas que habían accedido a estas ciudades el año anterior -1.567-.

El ministro marroquí, por su parte, recordó que "Marruecos no puede convertirse en un centro de acogida" (de emigrantes irregulares), y negó que en la lucha contra este fenómeno su país esté violando sus derechos elementales: "Marruecos está totalmente comprometido con los derechos humanos", dijo.

Sobre la cooperación en materia antiterrorista, los dos ministros evitaron en entrar en detalles por razones de eficacia y seguridad, y no explicaron cómo se está concretando esa colaboración para dar con los cooperantes españoles Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón y la italiana Rosella Urru, secuestrados el 23 de octubre en Tinduf (sur de Argelia).