Santa Cruz de Tenerife
GUINEA BISSAU GOLPE

La Unión Africana suspende a Guinea Bissau de participar en sus actividades

Nouha Mancaly, Bissau, EFE
17/abr/12 19:42 PM
eldia.es

La Unión Africana (UA) suspendió hoy a Guinea Bissau, pese a que la junta militar que detenta el poder en ese país aceptó restaurar el orden constitucional tras el golpe de Estado del pasado día 12.

Tras reunirse hoy en la sede de la UA en Adis Abeba para abordar la crisis guineana, el Consejo de Paz y Seguridad de la organización continental decidió "suspender con efecto inmediato la participación de Guinea Bissau en todas las actividades de la UA hasta la restauración efectiva del orden constitucional".

La UA, integrada por 54 países, estudia también la posibilidad de imponer sanciones contra los golpistas y sus partidarios -civiles y militares-, como la prohibición de viajes y el bloqueo de activos bancarios, precisó el presidente del Consejo, Ramtane Lamamra.

Igualmente, la Unión estudia la posibilidad de desplegar una "fuerza de estabilización" internacional para mantener el orden en Guinea Bissau, agregó Lamamra.

La UA decretó la suspensión a pesar de que los golpistas de llegaron a un acuerdo con la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), que ayer envió una misión de mediación al país, para restablecer el orden constitucional.

El jefe de la misión de mediación de la CEDEAO, Kadre Ouedraogo, anunció hoy el acuerdo en Bissau, aunque no facilitó detalles sobre el proceso que debe seguirse para lograr el retorno del orden legal vigente antes de la asonada.

Tras una reunión de más de cuatro horas que acabó a altas horas de la noche del lunes en un hotel de la capital del país, representantes de la junta militar y de la CEDEAO acordaron también analizar la posible movilización de una fuerza del bloque regional.

Esa fuerza sustituiría a los 200 soldados que Angola mantiene desplegados en el país para ayudar en la reforma del Ejército guineano, principal motivo de descontento invocado por los militares que perpetraron el golpe de Estado.

Además, Ouedraogo pidió la liberación "inmediata e incondicional de todos los detenidos" por los golpistas, entre ellos el presidente interino, Raimundo Pereira, y el primer ministro saliente, Carlos Gomes Junior.

Por otro lado, la junta militar ordenó hoy la reapertura de las fronteras terrestres, marítimas y aéreas del país, cerradas el pasado lunes.

Los militares decretaron el cierre de las fronteras después de que Portugal (antigua metrópoli) anunciara el pasado domingo el envío de una fuerza aeronaval, con el eventual objetivo de evacuar a ciudadanos lusos y de otras nacionalidades de la excolonia.

En un comunicado divulgado hoy por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, los golpistas informaron de la reapertura de las fronteras con la explicación de que "la situación está bajo control".

En otro comunicado, los golpistas decretaron hoy la prohibición de manifestaciones favorables u hostiles al golpe de Estado, y amenazó con castigar con severidad la vulneración de esa orden.

Con esta consigna, la junta pretende poner fin a las protestas pacíficas convocadas en la capital para denunciar el golpe.

No obstante, las críticas en el país no cesan, pues la Iglesia Católica condenó hoy en Bissau el golpe por boca del obispo José Lampra Cá, quien pidió ayuda a la comunidad internacional.

Asimismo, la presidenta de la Comisión Nacional para la Defensa de los Derechos Humanos (CNDH), Aida Enjae Fernandes, deploró hoy la dura represión de las manifestaciones contra el levantamiento militar, al destacar el caso de un manifestante herido de gravedad el pasado fin de semana en una marcha pacífica organizada en Bissau.

En esa línea, Amnistía Internacional (AI) denunció las "medidas represivas empleadas por los militares para sofocar las crecientes críticas".

También hoy, la junta militar pidió calma a la población para frenar el éxodo hacia el interior del país provocado por la posible llegada de la citada fuerza aeronaval de Portugal.

Desde el lunes, miles de habitantes de Bissau comenzaron a abandonar la capital con destino a localidades del interior por temor a nuevos enfrentamientos armados.

Otra decisión que tomaron hoy los golpistas fue levantar la prohibición decretada la semana pasada que impedía a las radios privadas emitir su programación.

El golpe de Estado se produjo mientras el país -uno de los más pobres del mundo- se halla en pleno proceso para celebrar la segunda ronda de sus comicios presidenciales, el próximo 29 de abril.

En la primera vuelta, que tuvo lugar el pasado 18 de marzo, Carlos Gomes se hizo con un 48,97 por ciento de los votos, mientras que su adversario Kumba Yala consiguió un 23,26 por ciento, por lo que ambos debían enfrentarse en las urnas el día 29.

El golpe de Estado fue condenado, entre otros, por EEUU, la UA, la CEDEAO, la Unión Europea, Portugal y el Consejo de Seguridad de la ONU.