Santa Cruz de Tenerife

45 millones de franceses están hoy llamados a votar en las presidenciales

Los territorios franceses de ultramar como Guayana, Martinica o Guadalupe comenzaron ayer a votar a los diez candidatos que se presentan a la primera vuelta de las presidenciales galas, la víspera de que se celebren los comicios en la Francia continental, con dos claros favoritos: Nicolas Sarkozy y François Hollande.
EFE, París
22/abr/12 1:33 AM
Edición impresa

Los territorios de ultramar como Guayana, Martinica o Guadalupe comenzaron ayer a votar a los diez candidatos que se presentan a la primera vuelta de las presidenciales galas, la víspera de que se celebren los comicios en la Francia continental, con dos claros favoritos: Nicolas Sarkozy y François Hollande.

Algo más de un millón de electores estaban llamados ayer a las urnas, para compensar la diferencia horaria y no obligar a los residentes de esos territorios a votar hoy, mientras en la Francia continental empiecen a conocerse los primeros resultados.

Entre ellos están también los ciudadanos franceses inscritos en diferentes consulados del continente americano.

Aunque el recuento de los votos se hará al cierre de las urnas, los resultados no se darán a conocer hasta hoy a las 20:00 hora local de París (18.00 GMT), cuando hayan cerrado todos los colegios de la metrópoli.

En total, cerca de 45 millones de electores decidirán entre ayer y hoy quiénes serán los dos aspirantes que concurrirán el 6 de mayo a la segunda y definitiva vuelta de los comicios, de la que saldrá elegido el próximo presidente de Francia para un período de cinco años.

Según todos los sondeos publicados antes del cierre oficial de la campaña, el viernes a medianoche, los grandes favoritos para ocupar las dos primeras plazas en la primera ronda son el socialista François Hollande y el aspirante a la reelección, el conservador Nicolas Sarkozy.

Las urnas aclararán también cuál será la tercera fuerza más votada, una posición que, de acuerdo con las encuestas, se disputarán la candidata de extrema derecha del Frente Nacional, Marine Le Pen, y el aspirante del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon.

La participación

En el territorio continental francés los colegios abrirán hoy a las 08:00 (06:00 GMT) y cerrarán sus puertas a las 18:00 (16.00 GMT), aunque funcionarán una hora más en ciudades como Dijon, Rennes o Tours y dos en grandes urbes como París, Marsella, Lyon, Toulouse, Burdeos y Estrasburgo.

Es decir, que hasta que no cierren las últimas oficinas de voto de las 85.000 habilitadas, los medios no podrán publicar nuevos sondeos o estimaciones.

No obstante, algunos medios belgas avanzaron que ellos no tienen por qué someterse a la legislación aplicable en Francia y publicarán la información de la que dispongan a medida que llegue a las redacciones. El debate también se ha trasladado en la propia Francia al papel de nuevos medios como Facebook o Twitter.

Pero más allá de una diferencia de pocas horas en conocer las primeras tendencias de voto, una de las grandes incógnitas es el dato de participación, que los sondeos predicen tímido en un domingo que cae en medio de las vacaciones escolares.

El récord de abstención desde que en 1965 se estableció la elección del presidente de la República por sufragio universal directo se batió en 2002, cuando alcanzó el 28,4% en una votación en la que el ultraderechista Jean-Marie Le Pen pasó a la segunda vuelta, por delante del socialista Lionel Jospin. Cinco años más tarde, en 2007, la abstención fue solo del 16,2% y socialistas y conservadores se disputaron en segunda ronda el acceso al Elíseo, con victoria para Sarkozy sobre Ségolène Royal.

Si bien mañana por la noche se conocerá ya casi la totalidad del escrutinio de la primera vuelta, el calendario electoral fija el miércoles como fecha límite para que el Consejo Constitucional proclame los resultados.

A continuación, el próximo viernes, comenzará oficialmente la campaña electoral para la segunda vuelta, que se celebrará el 6 de mayo en la metrópoli y, de nuevo, la víspera en los territorios de ultramar y en ciertos consulados.