Santa Cruz de Tenerife

El Ejército egipcio amenaza a los colectivos de manifestantes

Advierte de que las Fuerzas de Seguridad actuarán contra las personas que se acerquen al Ministerio de Defensa, donde se han concentrado los últimos altercados. La Junta Militar recalca que entregará el poder el 30 de junio.
EFE, El Cairo
4/may/12 1:18 AM
Edición impresa

La Junta Militar egipcia advirtió ayer a los manifestantes que no se acerquen a la sede del Ministerio de Defensa en El Cairo, después de que grupos revolucionarios y fuerzas políticas convocasen para hoy una marcha hacia esa zona, reciente escenario de violentos disturbios.

El miembro de la cúpula castrense, general Mojtar al Mula, aseguró que "la responsabilidad, el deber nacional y el derecho a la autodefensa obligan a todos los miembros de las Fuerzas Armadas a defender el Ministerio de Defensa y todos los edificios militares".

En una rueda de prensa en la capital egipcia, Al Mula justificó su advertencia en que esos sitios representan "el prestigio del Estado" y aseveró que cualquiera persona que se acerque a "los hogares del Ejército se castigará a sí misma".

La acampada de salafistas y revolucionarios frente a la sede ministerial, en el barrio de Abasiya, continúa y hoy está previsto que nuevos grupos se unan para exigir que se acelere el traspaso del poder de los dirigentes castrenses a una autoridad civil.

El aumento de la beligerancia en el discurso de la cúpula militar se produce tras los enfrentamientos de ayer entre manifestantes y "baltaguiya" (agitadores violentos) desatados en esa zona y que, según Al Mula, buscan obstaculizar "la hoja de ruta del traspaso de poder establecida por la Junta Militar".

De acuerdo a los datos anunciados en la misma rueda de prensa por el general Mohamed al Assar, un total de nueve personas murieron y 168 resultaron heridas en esos enfrentamientos, aunque fuentes de seguridad y personal sanitario elevaron ayer esa cifra a veinte fallecidos.

El dirigente castrense también criticó las reivindicaciones de los manifestaciones de acelerar el traspaso del poder a una autoridad civil e insistió en que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas cumplirá sus compromisos y entregará el poder a un presidente democráticamente elegido "antes del 30 de junio".

En este sentido, se comprometió a que pese a los recientes disturbios la Junta Militar organizará unas elecciones presidenciales "libres y transparentes", que serán seguidas por observadores egipcios e internacionales. Al respecto, destacó que la Comisión Electoral ha invitado a representantes de 45 países y a tres organizaciones internacionales.